Opinión

Autor: Roberto Malaver

11:16 am
23
Oct
2015

Llorosa. Con la voz bajita. Con vergüenza. Cinthya Machado Zuloaga, a pesar de todo, sigue manteniendo su belleza. Y, mientras me dice gestualmente que espere un momento, logra recuperar un poco de voz y susurra: “El país descubrió a dos de los nuestros bachaqueando. 60 millones de dólares pedían. Eso sí, pusieron a hacer cola a todos los partidos de la MUD, y ellos se adelantaron. Mi padre dice que nunca imaginó que Lorenzo fuera capaz de eso, de Ricardo sí, porque ya mi padre lo conoció cuando el paquete económico de Carlos Andrés Pérez, que todavía se recuerda con aquel Caracazo que nos marcó a todos”.

El mesonero llega y pone la botellita de agua Evian y el café negro sobre la mesa, y le dice a Cinthya: “Mi reina mundial, esa oposición la va a llevar a la tumba. A mí no me gusta verla así, con esa cara tan triste y tan bella al mismo tiempo”. Cinthya le sonríe y el mesonero se marcha orgulloso con esa sonrisa que la mujer más bella del mundo le dedicó.

Y sigue diciendo Cinthya: “El comunicado de Lorenzo nos confirmó que todo era cierto. Es verdad que él puede hablar con todos los millonarios que aparecen en la revista Forbes, pero no tenía por qué escuchar a Ricardo proponiéndole ese ofertón. Será ilegal la llamada, pero un gobierno tiene derecho a protegerse. Y si se trata de Ricardo más. Aquí vino con el cuento del fraude en las elecciones aquellas donde nos habló del Cisne Negro y de Karl Popper, y por allí está el documento por el que seguro cobró todos los reales del mundo, porque eso sí, para Ricardo nada es gratis”.

Se detiene y toma un poco de agua, mira la gente que pasa a su alrededor, y sigue: “Mi padre dice que fue vergonzoso escuchar a dos bachaqueros internacionales ofertando el país al Fondo Monetario Internacional. Y mientras tanto Ramos Allup y Julio Borges molestísimos, porque ellos están haciendo cola en todas las casas para pedirle, o mejor dicho, rogarle a la gente que le den su voto, y mientras tanto Lorenzo y Ricardo negociando”.

Ya, más recuperada de la vergüenza de clase, Cinthya Machado Zuloaga afirma: “Parece una contradicción, pero ellos van al fondo para estar siempre arriba, bien arriba, y ustedes, los marginales, que sigan abajo, bien abajo”.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios