Opinión

Autor: Beltrán Haddad

10:32 am
15
Jun
2015

Hay que pensar que toda revolución es un fenómeno complejo, y si se trata de una revolución pacífica, el cambio en su complejidad es más profundo por las diversas circunstancias e incidencias que allí concurren, sin descartar sus perplejidades. Más aún, en una construcción socialista, sin ese elemento característico de cambio violento que han tenido las revoluciones del mundo, la revolución venezolana será larga en el tiempo porque precisa de los votos para sostenerse, tomando en cuenta las dificultades en medio de la necesidad de formar conciencia para entenderla y quererla. No es fácil, pero es posible. Eso sí, requiere conciencia y perseverancia. Esta última significa mantenerse constante en la prosecución de lo comenzado, cueste lo que cueste.

En estos días oí nuevamente el canto de Alfredo Zitarrosa, digno y grande cantautor uruguayo, artigista y bolivariano, quien vivió un momento de su exilio con nosotros. En casa lo recordamos siempre. Una canción en ritmo candombe: Crece desde el pie, nos dice con su letra de una gran profundidad que no hay revoluciones tempranas porque ellas crecen desde el pie, o sea, desde el pueblo. Pienso en la revolución venezolana y se percibe que ella se afirma y se fortalece cuando vemos a sectores populares que ahora tienen el médico y las medicinas que antes no tenían en el barrio; la comida de Mercal y Pdval y los centros de alimentación que antes no existían; la escuela que les hacía falta y la universidad impensable para el pobre. Igual la vivienda que tampoco se imaginaron porque les daban una dádiva o planchas de zinc. Hoy se ven miles y miles de viviendas por todo el país, como nunca. Esos apartamentos y casas, que algunos no quieren ver, es un signo de revolución. Pero hay algo importante en esa interacción de conciencia y vida material de la gente, que es la organización progresiva de consejos comunales y comunas. Es impresionante, no es espontáneo, porque crecen desde el pie. Muchos no llegan a entender estas cosas. Sin embargo, es necesario salir de las dificultades, entre ellas resolver la escasez, la alarmante inflación, inducida o no, y la perversidad de ese “negocio secreto” que llaman “dollar today” que está socavando la economía. Si las cosas en revolución se hacen sin cometer errores, el futuro crecerá desde el pueblo con más seguridad.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios