Opinión

Autor: Roberto Malaver

09:33 am
12
Jun
2015

Está tan molesta Cinthya Machado Zuloaga que no ha levantado su linda cara de la mesa desde que tomó asiento. “Se me cayó la cara de vergüenza”, dice y continúa escondiendo la cara más bella del mundo. Hasta que al fin se decide a dar explicaciones: “La Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII invitó al país a Felipe González para que los defendiera, así, sin ninguna pena. Mientras los chavistas hablan de patria, nosotros invitamos a Fernando VII, perdón, a Felipe González, que, como todos saben, fue el creador de lo que se llamó GAL, Grupo Antiterrorista de Liberación. Da pena, penita, pena”. Y vuelve nuevamente a esconder su cara entre sus brazos.

El mesonero se acerca con la botellita de agua Evian y el café negro y le dice: “Por favor, señorita, no sea egoísta, enséñenos la cara más bonita del mundo, no la esconda”. Ella levanta la cara y saluda con una sonrisa que tambalea al mesonero, después de un rato se recupera y coloca la botellita y el agua sobre la mesa y se marcha.

Y Cinthya sigue diciendo: “Cada vez que el chavismo está como adormilado, está tranquilito, llega la oposición y lo despierta y lo unifica y salen a montar una fiesta y van casa por casa y recogen firmas contra Obama y aquello es para envidiarlos, pero la oposición nuestra trae a Felipe González y mira esto…”. Saca un periódico y muestra una foto y dice: “Aquí está el secretario general de la MUD aguantándole el micrófono a Felipe González, en una actitud lamentable, y al lado está Ramos Allup viendo a Felipe como diciendo: ‘Este es un estafador de la opinión pública’, pero no se atreve. Seguimos comprándole espejitos a España. No creo que al pueblo venezolano le importe mucho la llegada al país de Felipe González, y mucho menos el gran escape que hizo en un avión de las Fuerzas Armadas Colombianas. Mantenemos vivo el espíritu colonial. Por eso te hablé al principio de la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII, son estos mismos que tenemos en la MUD. Felipe González se fue, y allí quedaron ellos, siempre a sus órdenes y dispuestos a servirles. Y hay alguien por allí que dice que González, al irse como se fue, dictó una cátedra de política. Se me cae la cara de vergüenza”. Y vuelve a esconder la cara más bella del mundo.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios