Opinión

Autor: Miguel Leonardo Rodríguez

11:26 am
10
Nov
2015

La historia política venezolana dio un salto cualitativo el 4 de febrero de 1992. El “por ahora” se convirtió para nosotros en un grito de esperanza. El pueblo esperó mientras labraba su destino, esta vez con una esperanza posible encarnada en el Comandante Hugo Chávez. Hoy vivimos en ese “ahora” profetizado por Chávez, y lo estamos construyendo, lo soñamos, lo asumimos y lo vamos a defender, como sea.

En los 16 años de la reciente historia política, la Revolución Bolivariana se ha sostenido contra las embestidas de las fuerzas reaccionarias. La larga noche del 11 de abril, el paro patronal y sabotaje petrolero, las embestidas de desestabilización, intento de golpe paramilitar en Daktari, el asedio imperial, el asedio mediático y los intentos de aislamiento político internacional, han sido expresiones de un ataque frecuente e inclemente contra nuestro “por ahora”. De allí que como sea lo debemos seguir defendiendo y bien lo hemos hecho hasta hoy.

El presidente Nicolás Maduro nos ha convocado a un gran compromiso revolucionario, para que como patriotas asumamos nuestro papel en la historia y entendamos el momento crucial que vivimos, la revolución que tenemos y lo que podemos perder si ésta es derrotada.

Hace un par de meses, en esta misma tribuna, reflexionaba sobre el asedio económico y los intentos por desmoralizar al pueblo para dividirnos. Hoy suscribo parte de lo planteado allí: “Por todas las conquistas del pueblo, no debemos olvidar que una vez que el cántaro se revienta, el agua derramada es muy difícil de recoger. Recordando que, en circunstancias especiales como las que estamos viviendo, debe salir a relucir nuestra estirpe de chavistas, la misma con que fuimos forjados por nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez”.

Sobre el papel de los chavistas, me permito seguir reseñando parte de esas reflexiones: “Los momentos apremiantes y de acentuada dificultad como la que estamos viviendo actualmente, son precisamente aquellos para los que el Comandante Chávez siempre nos preparó para asumirlos con firmeza. Llegó entonces la hora de la verdad. Se requiere poner en práctica toda su enseñanza y la experiencia acumulada de estos 16 años de revolución que permita crecernos como pueblo y una vez más, salir victoriosos de la compleja situación por la que estamos atravesando”.

“La derecha ha tergiversado el “como sea” del presidente para convertirlo en componente de su plan de caos”

Son estos los tiempos del “como sea”, tiempos de grandes circunstancias donde debemos convocarnos como pueblo, a salvar nuestra historia, pues sólo el pueblo salva al pueblo.

Nuestro “como sea”, nuestro presente histórico, nuestro derecho a la vida, es una convocatoria a la “calidad revolucionaria”, parafraseando a Alfredo Maneiro cuando hablaba de “la capacidad probable de sus miembros (hoy, los de nuestra revolución) para participar en un esfuerzo dirigido a la transformación de la sociedad, a la creación de un nuevo sistema de relaciones humanas”.

La convocatoria no recae exclusivamente sobre nuestra dirigencia, hoy recae en cada cuadro, cada militante, cada persona comprometida con las causas de nuestro pueblo en revolución en medio de la adversidad. Nuestro “como sea” es tener claro que una revolución existe para cambiar las cosas y que tal cambio posible se basa en preservar a la revolución como espacio y tiempo para salvar la patria, para cambiar nuestro futuro.

La derecha venezolana e internacional ha tergiversado el “como sea” del presidente Nicolás Maduro para convertirlo en componente de su plan de caos, desconocimiento de resultados electorales y embestida imperial. Quieren que parte del pueblo venezolano crea que el chavismo va a robarse las elecciones, como si tal cosa fuera posible con la institución electoral que tenemos. Nos quieren hacer caer en la trampa, además que demuestran que desconocen al chavismo. No logran entender que el chavismo ya ha puesto lo mejor de sí mismo para sostener, como sea, nuestra revolución. Todo se ha hecho dentro de la Constitución, dentro del derecho y dentro de la democracia.

El pueblo patriota está llamado a desarrollar toda su creatividad, toda su fuerza, toda su fe, toda su organización y toda su vocación al servicio de la patria y ganar las elecciones parlamentarias este 6 de diciembre. De esas luchas venimos, de eso estamos hechos y no vamos a claudicar. Somos los mismos del “por ahora” convertidos hoy el pueblo del “como sea”.

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios