Opinión

Autor: Beltrán Haddad

09:17 am
13
Jul
2015

Hace rato que el vivir cotidiano del venezolano siente el manipuleo perverso, artero, de un portal que distorsiona desde Cúcuta la economía del país e impone un comportamiento del dólar mediante un cálculo que no existe en la realidad, sino en la mentira habilidosa de grupos de delincuencia organizada que buscan crear el colapso. A diario observamos personas con celulares en manos desafiando el último cálculo del “DolarToday”.

No son extraños, son seres de cualquier estrato social cosificados a la dolarización. En Margarita oí a un pescador preguntarle a otro acerca de cómo había amanecido el dólar ese día. De acuerdo al alza diaria de la divisa se mueve el aumento de los precios en cualquier sector de la economía. Haga la prueba en cualquier restaurante y verá que el precio facturado por consumo de alimentos y bebidas va en aumento en relación con dos o tres días atrás.

Es algo estrambótico, groseramente irregular. Ahora, uno se pregunta: ¿qué se esconde detrás del DolarToday? Si no se puede tumbar el portal conspirativo: ¿qué hace el Gobierno para enfrentarlo? Aparte de otros fines, no hay dudas de que busca la ruina o destrucción económica del país con fines políticos.

Lo grave de todo esto son los efectos del DolarToday en la vida diaria: escasez, acaparamiento, contrabando de extracción, inflación incontenible y la imposibilidad de comprar los alimentos, sobre todo la gente de bajos recursos, los pobres. No hemos llegado a hiperinflación, pero el riesgo siempre anda por ahí, latente, y se pone en peligro el derecho elemental “Today” a no padecer hambre. De esto último quiero decir algo. Venezuela, por encima de cualquier circunstancia adversa, debe garantizar a través de su gobierno el derecho a no tener hambre y aceptarlo en un alto nivel moral y político de reconocimiento. Se trata de reconocerle a todos, y en especial al débil, el derecho a no pasar hambre.

En Venezuela la Constitución bolivariana se acerca a la lucha contra el hambre cuando señala que la ley establecerá las medidas necesarias y adecuadas para garantizar la efectividad de la obligación alimentaria. Pero hay que hacerlo valer ahora, contra el DolarToday, el derecho elemental “Today” a no padecer hambre. Es la oportunidad de completar la vida constitucional con la efectividad de este derecho.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios