Opinión

Autor: Eduardo Piñate R

10:19 am
14
Abr
2015

Cuando este artículo sea publicado se estarán cumpliendo dos años de la elección del camarada Nicolás Maduro como presidente de la República y cinco días después, el 19 de abril, se cumplirán dos años desde que asumió formalmente en la Asamblea Nacional esa responsabilidad.

Desde el mismo momento en que el compañero Maduro fue electo presidente, se desataron las fuerzas de la oscuridad imperial convocadas a la violencia por el sempiterno perdedor.

Han sido dos años de combate permanente, en los que no solo llevamos a Nicolás Maduro a la presidencia de la República como nos ordenó el Comandante Chávez, sino que con Nicolás al frente del Gobierno y la Revolución hemos enfrentado y vencido la guerra total que el imperialismo y la burguesía desataron para destruirnos.

“Desde el mismo momento en que el compañero Maduro fue electo presidente, se desataron las fuerzas de la oscuridad imperial convocadas a la violencia por el sempiterno perdedor”.

Doce muertos, entre ellos dos niños, cientos de heridos y millones de bolívares en pérdidas dejó la locura y prepotencia del imperialismo y sus lacayos. Diez meses después repetían el intento de derrocar al Gobierno por la violencia en la llamada “La Salida”; una vez más fracasaron, se estrellaron contra el muro de dignidad y disciplina del pueblo venezolano, esta vez con saldo de 43 muertos y miles de heridos, aparte de los millones en pérdidas.

Han sido dos años en los que el imperialismo combinó diversas formas en una guerra total que incluyó e incluye guerra económica, psicológica, política, mediática, foquismo urbano, terrorismo y asesinatos selectivos. Pero como nada de eso funcionó, la élite que gobierna el imperio estadounidense decidió ponerse al frente de los esfuerzos para derrocarnos y Obama firmó el decreto con el que nos amenaza. Todo eso ha sido derrotado, entre otras cosas, por la calidad de la dirección revolucionaria que formó el Comandante Supremo encabezada por el Presidente Obrero, Nicolás Maduro.

No han podido y no podrán con nosotros, y cuando digo “nosotros”, me refiero al pueblo venezolano y a los pueblos de todo nuestro continente y el mundo para quienes nuestra revolución es ejemplo y esperanza.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios