Opinión

Autor: Javier Ortiz

02:32 pm
29
Oct
2015

En discursos, entrevistas, posts y tweets, los funcionarios de la Administración Obama hablan en contra del bloqueo a Cuba, pero en la práctica han hecho poco para aliviarlo, a pesar de las posibilidades ejecutivas que tiene un Presidente de los Estados Unidos para modificar las reglas financieras o de comercio. Esa contradicción puede comprenderse mejor con una lectura rápida de las primeras páginas del informe sobre la más reciente resolución contra el bloqueo, presentada ante la Asamblea General de la ONU.

El embajador alterno de EE.UU. ante Naciones Unidas, Richard Godard , se equivocó al decir que no había nada nuevo en el documento votado en 2015. A diferencia del año precedente, se mencionan los primeros pasos en la normalización de las relaciones, incluyendo una valoración del alcance real de las medidas adoptadas por el gobierno estadounidense y las acciones de desbloqueo que Obama tiene a mano, sin necesidad de esperar por el Congreso.

Godard también se equivocó al decir que “el texto se queda corto (a la hora) de reflejar las importantes medidas que se han tomado y el espíritu de compromiso que el presidente Obama ha defendido. En realidad le toma sus exactas medidas y lo expone tal y como es: insuficiente.

El gobierno de Estados Unidos no iba a refrendar ante el mundo entero una resolución que pone en evidencia su mito en construcción acerca del deshielo con Cuba. Lo llamativo es que manejaran inicialmente la opción de abstenerse, para luego filtrarle a la prensa que iban a votar en contra, reaccionando como si fuesen la parte ofendida.

Desde diciembre de 2014, las flexibilizaciones se han venden como grandes avances. En realidad, no se han tocado piedras angulares que marcarían un antes y un después, como la prohibición del uso del dólar estadounidense en las transacciones de Cuba o autorizar un gran número de operaciones comerciales y de inversión por medio de licencias, tal y como explica el informe aceptado por 191 países.

El ‘no’ en Naciones Unidas es una respuesta dirigida a la posición expresada por Cuba acerca de las flexibilizaciones y de las posibilidades reales que la Casa Blanca y los departamentos federales tienen en la gaveta, si realmente desean desbloquear a Cuba.

Armar el rompecabezas de una normalización (y hasta el retorcido propósito de reorientar la actualización del modelo económico cubano) es un objetivo difícil de conseguir si la Administración Obama sigue escondiendo las piezas faltantes.

Cubadebate

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios