Opinión

03
Sep
2015

“El Orinoco y el Magdalena se abrazarán entre canciones de selva y tus niños y mis niños le cantarán a la paz”.

Alí Primera

Fascismo

Básicamente el fascismo se caracteriza por pretender creerse superior genética, intelectual, cultural y racialmente, para ello busca arrollar y perseguir a todo tipo de pensamiento, de cultura y de sociedad que le represente un obstáculo para su expansión o hegemonía; es una herramienta del capitalismo y de la democracia burguesa para, cuando se siente amenazada, asumir formas brutales de controlar y mantener el poder o como en el caso colombo venezolano justificar acciones de “limpieza social”, intervención guerrerista o intolerante patrioterismo que vayan en detrimento de los derechos fundamentales de una parte de la población o de sus vecinos.

Entre otros tantos, José Carlos Mariátegui, refiriéndose al nacionalismo amorfo como germen del fascismo decía que “La clase media es peculiarmente accesible a los más exaltados mitos patrióticos.”; y G. Dimitrov, Secretario General de la Internacional Comunista (1934-1943), argumentaba que “El fascismo actúa al servicio de los intereses de los imperialistas más agresivos, pero ante las masas se presenta bajo la máscara de defensor de la nación ultrajada y apela al sentimiento nacional herido (…) en política exterior, es el chovinismo en su forma más brutal que cultiva un odio bestial contra los demás pueblos”.

Anti colombianismo

-Su fundamentación político ideológica es profundamente anti bolivariana, anti latinoamericana y anti integracionista.

-Su raíz histórica se centra en el paecismo y en la oligarquía conservadora que promovió la separación de la Gran Colombia por medio de la Cosiata.

-Ignoran o dicen no reconocer que el suelo venezolano y el suelo colombiano fueron, hace unas pocas generaciones, un mismo suelo y un mismo pueblo, que luchó como uno sólo por expulsar al español invasor, que no vio fronteras, ni nacionalidades, sino que entendió que, únicamente unidos se derrotan los imperios.

-También ignoran que héroes como Atanasio Girardot, Antonio Ricaurte, José María Córdova, José Prudencio Padilla, entre muchos otros, dieron hasta su vida por lograr la independencia de lo que hoy llamamos “Venezuela”.

-Igualmente, olvidan que la Campaña Admirable de Simón Bolívar fue financiada y apoyada por Colombia, no sólo con dinero y apoyo político, sino con campesinos que prácticamente descalzos y en harapos asumieron las banderas bolivarianas para venir a libertar a esta patria.

-Se presenta con mayor arraigo en la zona centro oriental del país, al punto que peyorativamente califican como “colombianos” a los tachirenses y merideños.

-Contemporáneamente, alcanzó su mayor punto de clímax en la IV República, después de la década del 70 y producto del enorme éxodo de neogranadinos que emigraron a Venezuela buscando mejores condiciones de vida o huyendo de la violencia.

El anti colombianismo alcanzó su mayor punto de clímax en la IV República, después de la década del 70 y producto del enorme éxodo de neogranadinos que emigraron a Venezuela buscando mejores condiciones de vida o huyendo de la violencia.

-Antes de la llegada de la Revolución Bolivariana, el estamento militar se encargaba de reprimir, apresar, perseguir y hasta asesinar ciudadanos por el simple hecho de ser “indocumentados”, lo cual se podía traducir como el estatus más bajo dentro de la sociedad venezolana, al punto que significaba la pérdida de los derechos humanos básicos y elementales.

-Por su parte las elites civiles de las clases medias y altas, aprovechándose del estatus de “indocumentado” de éstos, se encargaban de explotarles en labores en nada alejadas de la esclavitud; no conforme con ello, les denigraban socialmente y regularmente les amenazaban con entregar a los cuerpos de seguridad por desobedecer órdenes o por significar una “amenaza” a sus propiedades.

-El anti colombiano desprecia el enorme aporte que obreros, campesinos, técnicos, pequeños empresarios, amas de casa, cultores, artesanos e intelectuales le han dado a la construcción de una mejor sociedad y a la dinamización de la economía venezolana. ¿Qué sería de los campos, las fábricas y el comercio en general sin la apreciada fuerza de trabajo de nuestros hermanos?

-Más recientemente esta corriente de pensamiento interpreta todos los males de nuestro país como culpa de los colombianos. El funcionario, el empresario y la sociedad corrupta y corruptora no existen.

-El anti colombianismo es generalmente anti latinoamericano, con mayor intensidad en ser anti peruano, anti boliviano, anti ecuatoriano y, desde hace unos años, anti cubano.

-El anti chavismo y el anti colombianismo se dan la mano.

-El anti colombianismo es especialmente rastrero y servil con el europeo y con el norteamericano.

-Para el anti colombianismo fenómenos como el contrabando de extracción (gasolina, alimentos, medicinas y minerales) es sólo y únicamente con Colombia.

-El contrabando de extracción hacia Brasil, Guyana, Trinidad y las demás Islas del Caribe no son de su importancia o las ignora.

-Para el anti colombiano la violencia y la inseguridad vienen, en lo absoluto, del vecino país; todas las formas de violencia y todos los victimarios de ésta son colombianos.

-Su apreciación de la violencia es tan semejante como la apreciación racista que se ejecuta en los Estados Unidos o en Europa, acá son los colombianos, allá los negros y los latinos.

-Para ellos, ser colombiano es sinónimo de invasor, de paramilitar y también de narcotraficante, corrupto o asesino.

-Recientemente el anti colombiano, en una especie de venganza o desquite, se alegra al ver las enormes colas que se hacen en Cúcuta para llenar los vehículos de combustible.

-Para el anti colombiano vivir al lado de un paisa, un caleño, un bogotano, un barranquillero o un cucuteño es una amenaza latente.

-Producto de su chovinismo y estupidez intelectual llega al máximo orgasmo cuando imagina, fantasea, vislumbra en su atrofiada y alienada mente el cierre indefinido de la frontera, la construcción de un enorme, muy enorme muro que no permita el paso de esas “lacras vividoras” y la deportación de todos los ciudadanos que tengan algún vínculo genético con la hermana república.

Anti venezolanismo

-Lo promueven de manera premeditada, asquerosa y sumamente alienante los medios mediáticos colombianos (Caracol, RCN, NTN24, El Tiempo y el Espectador), que a su vez replican a medios extranjeros (CNN, Televisa, Univisión, El País, ABC, etc.).

-Al igual que con sus pares anti colombianos, su fundamentación político ideológica es profundamente anti bolivariana, anti latinoamericana y anti integracionista.

-Su raíz histórica se centra en el santanderismo y en la hegemónica oligarquía política, que por más de un siglo y medio, han ostentado el poder político y económico.

-Ignoran o se niegan a reconocer que la independencia se logró gracias a la acción heroica de Bolívar y al ejército patriota formado en Venezuela.

-Para promover su absurdo patrioterismo le dan más importancia histórica a Francisco de Paula Santander, rastrero al naciente imperio yankee, que al propio Bolívar.

-También ignoran que héroes como Antonio José de Sucre, José Félix Ribas, Jacinto Lara, José Antonio Anzoátegui, Carlos Soublette, entre muchos otros dieron hasta su vida por lograr la independencia de lo que hoy llaman “Colombia”.

-Por cierto, el nombre de “Colombia” lo propuso un venezolano, revolucionario e integracionista: Sebastián Francisco de Miranda.

-Esta forma de odio, la promueven las elites oligárquicas dominantes.

-La ponen en práctica sectores de todos los estratos sociales.

-Contemporáneamente, alcanzó su mayor punto de clímax con la radicalización de la Revolución Bolivariana en 2002, y con la llegada al gobierno de Álvaro Uribe Vélez, producto de la política rastrera, piti yankee y guerrerista de su gobierno.

EL anti venezolanismo alcanzó su mayor punto de clímax con la radicalización de la Revolución Bolivariana en 2002, y con la llegada al gobierno de Álvaro Uribe Vélez, producto de la política rastrera, piti yankee y guerrerista de su gobierno.

-Poco antes de dejar la Presidencia, el señor Álvaro Uribe Vélez, llegó al extremo de amenazar a Venezuela con una invasión militar, esgrimiendo que le “falto tiempo” para ejecutar tal acción.

-El anti chavismo y el anti venezolanismo se dan la mano.

-A nivel interno no se han presentado casos relevantes de persecución o deportación de venezolanos por el poco éxodo de compatriotas a Colombia.

-Su objetivo actual es frenar el posible avance y apoyo popular que podría tener la Revolución Bolivariana en Colombia. Aún desaparecido físicamente, le temen a Bolívar; aún desparecido físicamente, le temen a Chávez.

-Para ello, se han encargado de cuidadosa y diariamente ofrecer noticias sobre Venezuela; van de la satanización a la banalización.

-Para los patrioteros, el cierre de la frontera no es una medida soberana de Venezuela, sino una declaración de guerra.

-El anti venezolano es fielmente hipócrita; dice indignarse porque deportaron poco más de mil indocumentados, pero no se indigna por los 6 millones de desplazados que tienen internamente. Tampoco se indigna por los miles de deportados que mensualmente llegan de España y los Estados Unidos, ni por el trato inhumano que reciben en buena parte de Europa.

-Figuras públicas y pro fascistas como Juanes se encargan de remover los más profundos sentimientos patriotas; por su parte Álvaro Uribe Vélez se encarga de proponer acciones, incluso bélicas, esperamos que esta vez también “le falte tiempo”.

-Su hipocresía es tal que la pobreza y miseria de los miles de colombianos que vivían en las invasiones al lado venezolano de la frontera, son culpa del Gobierno Bolivariano y no del abandono, la desidia y la exclusión del Estado colombiano.

-También las colas que se presentan en Cúcuta para llenar los tanques de gasolina, son culpa de los venezolanos, así como el aumento constante de precios del combustible.

-El patrioterismo anti venezolano es especialmente rastrero y servil con el europeo y con el norteamericano: Poseen 7 bases militares yankees en su propio país, con un número indeterminado de militares y contratistas que poseen inmunidad diplomática, la cual aprovecharon para violar a más de 50 menores de edad. Ningún patriotero se ha indignado, mucho menos Juanes o Álvaro Uribe Vélez.

-El anti venezolano rechaza la enorme e histórica inversión social que la patria de Bolívar ha hecho a favor de millones de colombianos que han venido a buscar la seguridad, la vivienda, la salud, la educación, la recreación y la estabilidad económica que su patria les negó.

-También rechaza que de no ser por su vecino país, el que tanto atacan, los más de 5 millones de colombianos que viven en Venezuela, se sumarian muy seguramente a la lista de los 6 millones de desplazados internos que actualmente posee.

-Para el anti venezolano, ser bolivariano, revolucionario y chavista es sinónimo de enemigo.

-Al anti venezolano nunca le han dicho que buena parte de los más de 5 millones de compatriotas que residen en Venezuela fueron nacionalizados como VENEZOLANOS gracias al Comandante Chávez, tampoco le han dicho que más del 25% de los beneficiarios de la Misión Vivienda son colombianos, o que el proceso de inclusión de la Revolución Bolivariana ha incluido no sólo a los excluidos venezolanos, sino a sus hermanos neogranadinos.

–Hasta hace unos pocos días el anti venezolano era feliz viendo por los alienantes canales Caracol o RCN las enormes colas que se hacían para llenar combustible en ciudades como Mérida o San Cristóbal.

–Producto de su chovinismo y estupidez intelectual llega al máximo orgasmo cuando imagina, fantasea, vislumbra en su atrofiada mente la caída del proceso de inclusión venezolano conocido como Revolución Bolivariana y la llegada de los marines yankees a los barrios donde residen los “malditos guerrilleros castro-chavistas”.

Por último, el anti venezolano reniega del anti colombiano y viceversa, sin embargo aunque parezcan dos polos opuestos, ambos tienen más cosas en común que diferencias: aplican el más absurdo patrioterismo; atacan los procesos de integración latinoamericana; se arrastran servilmente al eurocentrismo; odian a su pueblo hermano; y representan al pie de la letra el fascismo.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios