Opinión

Autor: Earle Herrera

10:11 am
04
Sep
2015

Hasta esta tierra de gracia se aventuraron, hace más de medio milenio, los buscadores de El Dorado. Cuatro siglos después fue la fiebre de oro negro la que los lanzó sobre este territorio. Desde siempre Venezuela tuvo alguna riqueza, mitológica o real, para atraer a los condenados de la tierra, a los piratas de todos los mares o a los magnates sin parcho en el ojo del petróleo. Hoy, cuando no queda nada en el país, según los medios, oleadas de seres humanos siguen traspasando nuestras fronteras

La patria de Bolívar es la Arcadia de América o la bíblica tierra prometida, pero sobre todo, es El Dorado. Este mito lo siguen recreando poetas y novelistas, principalmente varios de los que han ganado el Premio Internacional “Rómulo Gallegos”, desde Abel Posse, con Los perros del Paraíso, hasta Pablo Montoya y William Ospina, este último autor de El país de la canela. Venezuela vendría a ser algo menos poético que la canela: el país de la gasolina o de la harina precocida.

Estados Unidos, el gran certificador del mundo, viene descalificando a la República Bolivariana en cuanta materia se arroga la potestad de extender carta de buena conducta. Según sus baremos y los de la Unión Europea, gendarme de segunda frente a su ex colonia, Venezuela es un Estado fallido. Desde el punto de vista económico, de acuerdo con la mediática mundial y las empresas calificadoras de riesgo, es un país en ruina, en banca rota, colapsado y en default. Sin embargo, los extranjeros siguen llegando, en una suerte de migraciones sadomasoquistas.

Desde The New York Times hasta los paratuits de Álvaro Uribe insisten en que Venezuela no tiene futuro. Sin embargo, no logran convencer de eso a los hermanos colombianos que a diario cruzan la frontera para sumarse a los 5 millones 600 mil que hacen vida aquí. Ninguna nación en América Latina alberga más migrantes que Venezuela y, de acuerdo con su población, podría equipararse con Estados Unidos. Es curioso que un país donde no hay nada, millones de personas acudan a buscar algo. Y por lo visto, lo encuentran.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios