Opinión

Autor: Carola Chávez

02:39 pm
06
Jul
2015

Nunca vieron y nunca van a ver. Esos que juran, hasta con lagrimitas en los ojos, que los tiempos adeco copeyanos eran una mezcla del Paraíso Terrenal con Disney World: los venezolanos todos, sonrientes, prósperos, tomaditos de la manos porque “éramos felices y no lo sabíamos”. Nunca vieron los cerros, aunque los presentían. En las casas del este del Este, susurraban sus temores: “¡Ay, Dios! ¿Y si bajan los cerros?”. Y un escalofrío los estremecía porque decía la leyenda que cuando bajaran no iba a quedar ni una sola piedrita sobre otra.

¿Por qué habrían de bajar bravísimos si éramos todos felices? “ ¡Ay! No sé, porque nos tienen envidia, porque nosotros sí tenemos papá, porque nos culpan de sus problemas como si fuera mi culpa de que ellos tengan el rancho en la cabeza”, decían entonces tal como dicen hoy, después de que los cerros bajaran, sin palos, sin piedras, con alegría. Los cerros, el pueblo, bajó con su voto cuando el voto, por fin, les servió para algo, cuando por fin hubo un candidato que sí los veía porque él también venía de allá.

“¡Fraude!”, gritaron ciegos de rabia, una, dos… todas las veces. Como aquello no cuajó, ensayaron en distintas modalidades de ceguera: Como el “Somos mayoría”, documentado con fotos de algún centro electoral de alguna urbanización cacerolera . Y el “No fue nadie”, documentado con las mismas fotos de los mismos centros, esta vez para ilustrar el fracaso de las primarias del chavismo.

Más de tres millones de chavistas que votamos en nuestras internas que no existimos, y si existimos es porque nos pagaron, nos obligaron, nos arrearon como chivos a los centros y nosotros calladitos, con la oportunidad de oro para denunciar semejante atropello ante los medios, una sola cámara de CNN bastaba para que el mundo supiera lo que Prados del Este todos saben. Pero nada, los chavistas brutos, felices en las colas.

Votamos, según dijo un iluminado opositor, a cambio de un kilo de carne que a mi no me dieron y no sé a quién reclamar. Votamos, como dijo una de las poquitas aspirantes a diputada de la oposición: “Es que creyeron que eran colas para comprar comida”. Así nos ven cuando dicen que nos ven.

Luego, esos “demócratas” que siempre se reservan el derecho de admisión, pretenden hablar en nombre del pueblo. Luego vienen a pedirnos el voto.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios