Opinión

Autor: Asalia Venegas

10:00 am
27
May
2016

Los últimos cinco meses han sido de gran tensión. En la crisis económica que atravesamos, la caída del precio del barril de petróleo -principal recurso energético de exportación de la nación- ha jugado un papel fundamental. El gobierno bolivariano ha encarado el asunto con la promulgación del Decreto de Emergencia Económica, el cual fue renovado por el presidente Maduro recientemente.

Es ineludible mencionar la situación límite a la cual ha sido sometida la mayoría de la población con el problema de la escasez, el acaparamiento y el proceso inflacionario que se deriva del mismo, a lo que nuestro pueblo ha respondido estoicamente. El tema de la guerra económica -que tiene diversas aristas- se ha asumido con sorna por la oposición. Algunos se burlan, negando tal posibilidad, pero es real. La similitud entre lo que ocurre en el país y lo que pasó en Chile, previo al derrocamiento de Allende, es innegable.

El Poder Legislativo ha rechazado ambos decretos sobre la emergencia económica promulgados por el Ejecutivo, señalando la mayoría opositora que allí predomina, que la solución a la crisis económica está en la renuncia del Presidente y el “cese de facto” del gobierno, el cual concluirá en el 2019. El TSJ avaló los decretos del Ejecutivo y respaldó las medidas del Gobierno sobre la materia.

Escenario de confrontación sociopolítica y económica, donde la oposición -en medio de sus diferencias, rivalidades y falta de liderazgo- ha propuesto la tesis del referéndum revocatorio como la panacea que aplacará la crisis. Una argucia que cada día devela más el verdadero rostro de estos ultrarradicales, piromaníacos y destructores, que no creen en ninguna vía constitucional. La visión cortoplacista de la MUD la arrincona.

El hecho de haber ganado la mayoría de escaños en la AN hace creer a la MUD que puede desde allí gobernar a la nación. Están, de verdad, fuera de sí. Esto lo corrobora el accionar de sus principales voceros, dentro y fuera del país. En política nadie juega solo, es un escenario de opuestos, de contrarios. No se puede ignorar el envión de las fuerzas sociales y organizadas menos, que es el ariete del pueblo chavista. El referéndum para la oposición es una excusa para el golpe. Es un atajo más.

ultimasnoticias

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios