Opinión

Autor: Asalia Venegas

03:18 pm
12
Feb
2015

Toda la maquinaria imperial está desplegada, en nuestro continente y allende las fronteras. Tanto Evo Morales como Rafael Correa denuncian con reiteración la política intervencionista de Estados Unidos contra Venezuela. La Unasur, la Celac y el Movimiento de Países No Alineados han emitido resoluciones contundentes condenando el injerencismo del norte. Hoy le toca a Obama. Desprecia, a pesar de su color, la estatura y el heroicismo de los pueblos que han decidido ser libres.

El pensamiento único anglosajón dice que el imperio, imperio es y que los demás deben someterse a sus designios. Algunos sumisos y cobardes doblan la cerviz o ven para otro lado para no enfrentar la realidad con hidalguía. La historia de América Latina -en los últimos quinientos años- ha dejado demasiadas enseñanzas, escritas con sangre en ocasiones. Dos palabras clave: democracia y libertad son la guía para intervenir.

Las tácticas del imperio contra los gobiernos soberanos no han variado en el tiempo, son descaradas o encubiertas. O invaden con sus marines que pisotean todo lo que ven a su paso. O inventan las consabidas historias de violación de los derechos humanos, de las torturas, de los presos, de los desaparecidos. O la última moda, denuncian supuestas vinculaciones de estos países con los carteles de la droga o con grupos terroristas. Todo para estigmatizar, por aquello de “Estados forajidos”.

Los últimos dos años, el gobierno bolivariano ha aguantado todo tipo de embates. Maduro es el presidente legítimo del país y lleva 20 meses en el cargo. Las guarimbas fueron algo planificado perversamente, sin importar cuántos se iban a quedar en el camino, ni los destrozos y mucho menos las pérdidas. El golpe económico, con sus aristas de acaparamiento, escasez, bachaqueo e inflación, ha afectado a buena parte de los venezolanos.Las baterías del gobierno gringo -sin tapujos- están enfiladas contra nuestra nación.

Cada semana, cada día, sale un vocero a injuriar al país. Desde Obama, pasando por Joe Biden o Susan Rice, con la excusa de que “la democracia está en riesgo por estos predios”, se ufanan de “la paciencia estratégica” de su política exterior; exculpan a los que han hecho tanto daño y reafirman su animadversión a nuestro gobierno.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios