Opinión

Autor: José Vicente Rangel

01:29 pm
25
Jul
2016

1 El francotirador es un profesional. Un experto en disparar emboscado. Su eficacia radica en ocultar su presencia y mimetizarse para cumplir la misión que le fue encomendada. Sabe ubicarse en el sitio apropiado. Escogido, deliberadamente, para cumplir con el encargo. En política también funciona la mentalidad y la praxis del francotirador. Que, en ocasiones, ha obtenido éxitos fugaces.

2 La tarea de lograr el diálogo en Venezuela es ímproba, por decirlo de alguna manera. Una mayoría -lo registran las encuestas-, se pronuncia a favor de acuerdos, en torno a una mesa, con la presencia de las partes en conflicto. A esta tendencia se suman sectores en el ámbito internacional. Que, por cierto, han evolucionado después de mantener posiciones alineadas con la oposición dentro del país. Pero así como es obvio que los venezolanos no nos queremos matar; que la tendencia favorable al diálogo representa un vasto sentimiento antiviolencia, cabe destacar que hay sectores, grupos, grupúsculos e individualidades que discrepan de ese sentimiento, ampliamente extendido, a favor de salidas pacíficas y concertadas. Esto, lamentablemente, es innegable.

3 El factor que señalo, recalcitrante en sus actitudes ultras, para el cual la salida en Venezuela no es pacífica sino violenta, que necesariamente pasa por el derrocamiento -como lo declaran paladinamente voceros de la MUD- del presidente constitucional y democrático, Nicolás Maduro, rechaza con vehemencia el diálogo y todo cuanto se le parezca. Es un sentimiento que crece y se expande a nivel de la dirección opositora.

4 Porque el juego está claro: unos no se atreven a repudiar abiertamente el diálogo y se mueven con ambigüedad. Entre el sí, pero no. Mientras que otros adoptan el rol del francotirador y disparan a mansalva. Poco a poco, dada la dinámica de los acontecimientos, confluyen ambos sectores porque la actual situación los obliga a coincidir. El conjunto de la oposición se exaspera con la pérdida de banderas. La chapucería y el insólito manejo mediático del revocatorio; es decir, la torpeza evidente de sus promotores, determina que el revocatorio no se dará este año. De igual modo, el fracaso en la OEA del “almagrismo” -es decir, la alianza del inefable Secretario General del organismo internacional con el cipayismo de la oposición-, al no poder activar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela, los deja como capilla sin santo.

5 ¿Qué hacer ante tan frustrante perspectiva? ¿Cómo manejarse ante seguidores radicalizados? El liderazgo opositor vinculó su destino a la aventura de sacar este año, como sea, a Maduro de Miraflores. Pero ese “como sea” está cada día más distante, y de nuevo, en esta oportunidad, el voluntarismo vuelve a fallar. Lo que se impone y cobra fuerza es el salto al vacío. La figura del francotirador funciona no sólo contra el diálogo, con el cual la MUD se enreda cada vez más sino también con lo que hay que hacer cuando las salidas previstas se desploman y desaparecen.

6 El asidero que le queda a la dirección opositora es la Asamblea Nacional, como instancia para disparar contra el gobierno constitucional. Pero con evidentes limitaciones y resultados cada día más ineficaces. Salvo en el terreno de la provocación, lo que somete a la institución a un desgaste acelerado. Algo que recuerda -guardando distancias- lo que sucedió en Plaza Altamira en abril del año 2002, cuando una oposición desmoralizada por la derrota sufrida pretendió erigir con los militares desertores un poder alterno para insistir en el derrocamiento al gobierno. Experiencia que se cocinó en su propia salsa.

LABERINTO

Interesante: En un evento donde estuvieron presentes voceros de la oposición como Luis Ugalde, Henri Falcón y Asdrúbal Aguiar, se le hizo una crítica más o menos velada a la oposición cuando le fue pedida unidad y programa. El exrector de la Ucab fue tajante al señalar que “un nuevo gobierno no durará ni 3 meses” si no garantizaba tal requisito…

Por cierto, este es un temor que asoma cada vez que se conversa con personajes del mundo opositor sin militancia, empresarios, profesores universitarios, etc. Opinan que la oposición, en el caso de una transición, no está organizada ni tiene suficiente conocimiento de la realidad del país. Hay resignación en algunos o reacciones que consideran que es mejor la continuidad del actual gobierno si atenúa los efectos de la crisis económica…

Este parece ser el dato que estimula más a la cúpula de la oposición para presionar la realización del revocatorio este año, ya que se considera que con las medidas que está adoptando Maduro podría darse una reactivación de la economía, o, cuando menos, superar problemas como el desabastecimiento y la especulación…

Curioso: Cuando avanza una política novedosa que proyecta la alianza Pueblo/Fanb, que plasma una visión distinta del protagonismo de la institución militar en la sociedad, surgen voces denunciando la militarización del país. Esas voces son las mismas que estimularon masacres, campos de concentración (los TO, Isla del Burro, etc.), adoctrinamiento de la oficialidad en la Escuela de las Américas, adopción de los manuales de tortura, y sumieron por décadas a la institución castrense en la ignominia represiva que caracterizó a la IV República. Fue la etapa en que a los jefes militares se les encargaba ejecutar los lineamientos represivos de los dirigentes civiles que así evitaban involucrarse directamente en tares sucias. Por eso, cuando se escucha a voceros de la Iglesia Católica poner el grito al cielo porque la Fuerza Armada Nacional Bolivariana participa de una política social, y su organización asume la lucha contra la guerra económica, en defensa del orden constitucional y la soberanía nacional, lo que provoca esa actitud es asco. Porque son los mismos representantes de la Iglesia, como el entonces Cardenal que corrió a Miraflores -secundado por los obispos de la Conferencia Episcopal-, a firmar el acta de Carmona que disolvía a todos los poderes. Que también corearon a los militares que en Plaza Altamira pedían el derrocamiento del gobierno constitucional y se solidarizaban con el paro petrolero y el terrorismo…

Al general Padrino López le ha caído encima la derecha con el doble propósito de descalificarlo personalmente, y, al mismo tiempo, intrigar con la misión que le encomendó el presidente Maduro. En lo personal es difícil descalificarlo, ya que posee atributos de eficiencia y honestidad, y en cuanto a intrigas su lealtad al proceso bolivariano es plena. Así lo demostró el 11A cuando los que hoy lo cuestionan participaron en aquella aventura…

Ojalá que el fracaso del golpe en Turquía contra el presidente constitucional Erdogan, sirva para que los golpistas en Venezuela, que dan por un hecho el derrocamiento del presidente constitucional Nicolás Maduro, reflexionen. De lo contrario, correrán con las consecuencias. Entre otras, verán al chavismo -y en general al pueblo- en las calles, con los miembros de una Fuerza Armada Nacional Bolivariana sin fisuras, a diferencia de lo que sucedió con los militares turcos…

Me uno al sentimiento de pesar por el fallecimiento de Aníbal Chávez -de la estirpe de los Chávez- humilde, honesto, trabajador. Mis condolencias a sus padres, hermanos y demás familiares. Paz a su alma…

Lectura: Cuando la Unión Europea acepta el diálogo y avala a los expresidentes Rodríguez Zapatero, Fernández y Torrijos como facilitadores, es porque no la convence la actitud de la oposición: sus evidentes contradicciones sobre el diálogo.

Últimasnoticias

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios