Opinión

Autor: Roberto Malaver

10:57 am
17
Jul
2015

Cinthya Machado Zuloaga está que levanta su bandera de Estados Unidos y canta su himno. “Yes, my brother”, dice contentísima porque “al fin reconocemos que nos duele el país y tenemos patria. Ganamos una, y adelante a luchar milicianos”. La gente en el Centro Comercial San Ignacio se detiene sorprendida porque “ver a una mujer tan linda y tan feliz es muy extraño en este país”, dijo un ejecutivo de cuenta de una agencia de publicidad.

El mesonero se acerca y al ver a Cinthya tan feliz, le da la botellita de agua Evian y le dice: “Hoy el día está de fiesta, porque usted está celebrando la vida”. Ella sigue feliz y él casi tira el café negro sobre la mesa. Se va. Se va. Se va, el mesonero se va con su emoción a seguir admirando a Cinthya.

Y dice Cinthya: “Unanimidad. Te repito, pajarito, u-na-ni-mi-dad. Esa es la palabra que hace falta en este país, y nosotros, la digna, decente y honesta oposición de este, mi país, tu país, lo estamos haciendo. El Esequibo es nuestro. Levantamos las manos a favor de recuperar lo nuestro. A favor del sentir patriótico. A favor de seguir confiando en nosotros. A favor de esta tierra tan explotada y engañada. Nosotros estamos de acuerdo. Mi padre invitó a todos los diputados para un brindis esta noche, eso sí, dijo, que no venga Ismael García, porque cada vez que lo escucho pienso que va a saltar la talanquera”.

Saca de su cartera Prada su tableta y busca el video de la Asamblea Nacional y me muestra a sus compañeros tomando la palabra. Y “escucha al compañero William Dávila, que pide no hacer de este acuerdo un acto electoral. Escucha lo bonito que pronuncia: ‘Nosotros somos nacionalistas, pero no usamos el chovinismo para esta situación’. Mi papá se puso de pie y gritó: ‘Este se ganó un whisky doble, Cinthya’. Y escucha al compañero Marquina lo bien que dice: ‘Los llamo a que entendamos que por encima de las diferencias está el territorio y la defensa’, y menos mal que no llamó a votar por Hugo Chávez Frías, como hizo la otra vez. Estamos de fiesta. Y ojalá que esta fiesta no se acabe nunca. La Guyana nos une. La tierra nos une. Después de quince años comenzamos a querer el país”.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios