Opinión

Autor: Augusto Hernández

09:54 am
22
Nov
2010

Por estos días uno de los dueños de Globovisión clama en Washington a favor de la libertad de prensa, presuntamente reprimida en Venezuela. Aprovecha una pantomima organizada por la SIP con la anuencia del subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos.

En Venezuela la programación de dicho canal se consagra a despotricar de la Fiscalía General de la República y otros órganos del Poder Judicial. Celebran el sexto aniversario del asesinato del fiscal Danilo Anderson asumiendo la defensa de los sentenciados como culpables del bárbaro crimen y sometiendo al escarnio público a los jueces, fiscales y abogados que los procesaron. En la mayoría de los países desarrollados tales expresiones a propósito de un caso juzgado están absolutamente prohibidas sin que puedan alegarse como restricciones a la libertad de expresión.

De manera simultánea Globovisión emprende una campaña para victimizar al capo del narcotráfico Walid Makled y crear una matriz de opinión contra la Fuerza Armada Bolivariana y otros altos funcionarios del gobierno nacional. El canal venezolano retransmite una farsa periodística fabricada por CNC24, canal de noticias de Colombia, empeñado en ubicar a Venezuela como país tolerante del narcotráfico, el terrorismo y las guerrillas. Se trata de una clásica desinformación, mezclando verdades con mentiras. En este caso, como en muchos otros, Globovisión respalda incondicionalmente los alegatos contra Venezuela, bien sea que provengan de nuestros enemigos en Colombia o en los Estados Unidos.

Cualquier análisis acerca de la línea informativa del canal de marras revela una permanente actitud subversiva que auspicia la salida del presidente Chávez por diversas vías, sin cuestionar la constitucionalidad de las mismas. Todo ello lo hacen valiéndose de una licencia otorgada por un Estado que debe estar ciego, sordo y bastante apendejeado.

Poco importa que los dos accionistas mayoritarios de la empresa televisiva sean prófugos de la justicia venezolana por delitos que nada tienen que ver con la actividad informativa.

Por lo visto esta revolución no solo es pacífica, sino también boba, además de masoquista.

 

Comentarios

10:33
omar_candanga dijo:

boba masoquista y pendeja, pareciera que estubieramos esperando que tumben al presidente para luego actuar. A veces decepciona tanta dejades de las autoridades. ¿ porque tienen que esperar que el comandante de la orden para actuar?. A LOS FACISTAS NO SE LES PUEDE CONCEDER ESPACIOS

08:29
patriota dijo:

Duro contra los fasistas despues sera tarde y doloroso para el pueblo.Ellos no perdonan son unos asesinos cobardes que ladran solo cuando se sienten protejidos por el imperio.Duro contra los apatridas,ellos venderian a su propia madre con tal que su amo les permita lamerle su trasero.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios