Opinión

04
Ago
2015

El nuevo presidente de Guyana David Granger ejecuta una política dictada por EE.UU. a través de una coalición internacional anti venezolana, de la cual Granger es el colaborador más requerido actualmente.

El pasado 22 de julio de 2015, debatí en el canal Al Jazeera en inglés con el canciller de Guyana, Carl Greenidge, sobre el tema del Esequibo. Como en revolución no importa el mensajero sino el mensaje, y mi mensaje se trata de un asunto de interés internacional y nacional para todos los venezolanos, tanto chavistas como opositores, en defensa de nuestra Patria; invito a ver el video subtitulado en español, donde se dice que Venezuela impide la independencia de Guyana, que Maduro nada tiene que buscar en el Esequibo, que tiene intención de invadir y que Maduro será demandado legalmente. En el debate, participa también un conocido político guyanés, Mark Anthony Benschop, quien detrás de sí tiene colgado un retrato de Obama.

1) El militar pro imperialista y nuevo presidente de Guyana David Granger ejecuta una política dictada por EE.UU. a través de una coalición internacional anti venezolana, de la cual Granger es el colaborador más requerido actualmente. Por eso Exxon Mobil, como empresa gringa es bienvenida por el Gobierno guyanés para perforar el Esequibo y agudizar el conflicto territorial con Venezuela.

2) La coalición promueve una intensa campaña mundial presentando a Venezuela como expansionista, imperialista, temeraria y sedienta de oro negro, dispuesta a invadir militarmente a Guyana para apoderarse del petróleo en el Esequibo. Dicha campaña quiere hacer creer que Venezuela vive un desastre económico y social generalizado propio de un “Estado Macaco” que no por casualidad Granger comparó con “un Macaco en su espalda” causando risas en su discurso ante Caricom en julio 2015.

3) Una vez consolidada la injuria sobre el “Estado Macaco”, la coalición hará creer que Venezuela está decidida a una aventura militar contra la débil Guyana, creyendo que esta ex colonia británica no tiene aliados que la defiendan. La loca idea de que Venezuela reta a la Comunidad Internacional, se apoya en propaganda mundial de que Maduro moviliza fuerzas militares al Esequibo como acto preparatorio de una invasión.

4) Granger hará todos los actos posibles de entrega de riquezas naturales del Esequibo a transnacionales de EE.UU. a fin de forzar nuevas reacciones de Venezuela y apostando al estallido militar del pleito aparentemente binacional. En ese escenario, la mencionada coalición activaría inmediatamente una operación militar internacional (Colombia se sumaría rápidamente) para frenar a la imperialista Venezuela. En los sueños retorcidos de los enemigos de Venezuela, el escenario militar sería maravilloso para la caída del Gobierno de Maduro y la destrucción de la Revolución Bolivariana; invocando la defensa de la pobrecita Guyana.

“En los sueños retorcidos de los enemigos de Venezuela, el escenario militar sería maravilloso para la caída del Gobierno de Maduro y la destrucción de la Revolución Bolivariana; invocando la defensa de la pobrecita Guyana”.

5) La coalición cree que Maduro tarde o temprano morderá la manzana del ultranacionalismo. Ya pasó en Irak, cuando Saddam Hussein quiso recuperar Kuwait. Ya pasó en Argentina cuando Leopoldo Galtieri llegó a Las Malvinas con su “Operación Rosario”.

6) Mientras llega el hipotético estallido militar en el que Venezuela participaría con ímpetu suicida, la coalición seguirá usando a Guyana como “Caballo de Troya” para destruir todo lo que Venezuela ha consolidado en materia de integración latinoamericana y caribeña, acusando a nuestro Estado como amenaza “inusual, extraordinaria” y ahora también expansionista. En Caricom, esa campaña diabólica gana bastante terreno.

7) Humildemente recomendamos:

A) Hacer que el mundo sepa que el pleito no es con Guyana sino contra el Imperialismo de EE.UU. y sus aliados.

B) Profundizar la aplicación del Derecho Internacional Público y sus mecanismos para la resolución pacífica de conflictos a fin de reivindicar jurídicamente la propiedad venezolana sobre el Esequibo y desmontar la matriz de opinión internacional sobre un presunto ataque militar venezolano para recuperar la zona en reclamación.

C) Por consejo de amigos guyaneses con quienes he trabajado, socializar las escuelas de inglés en Venezuela para fortalecer la formación de nuestros ciudadanos en estudios internacionales.

D) Saludamos la acción del presidente venezolano al designar una comisión de alto rango para atender el caso del Esequibo y sugerimos que le sea otorgada una representación al poder popular en tan importante instancia del país.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios