Opinión

Autor: Roberto Malaver

04:01 pm
27
Feb
2015

El humo casi impide que la entrevista no se realice, pero los valientes Jean Machado y Serafín García -nombres inventados porque están encapuchados- logran salir victoriosamente del lugar después de incendiar un camión de Pdvsa Gas. Me van cubriendo porque quieren que el medio de comunicación donde trabajo, que siempre los ha apoyado, sepa por qué realizaron esta acción democrática.

Afirma Jean: “Somos demócratas, pero estamos ejerciendo el derecho a la guarimba para acelerar la democracia, porque esta dictadura no puede continuar”. Justo en ese momento, el joven Serafín recibe una llamada por su celular y grita: “¡Bravo! Eso es. Sigan así. Siempre adelante.”. Jean le pregunta: “¿Qué pasó, Serafín?”, y él, sonriendo y levantando el brazo derecho donde puede verse un tatuaje que no logro identificar, dice: “Que los compañeros en Maracaibo acaban de incendiar un camión repleto de medicamentos”. “Choca ese brazo de acero, compañero”, le dice Jean.

Después, cuando terminan de celebrar el hecho, Jean sigue declarando para su medio, que es un completo aliado. “Te decía, compañero, que estamos acelerando la democracia, eso sí, con hechos claramente definidos y amparados por la ley. No estamos jugando a dos bandas, como pretende afirmar el dictador que el país tiene como presidente, sencillamente asumimos la democracia como un hecho en sí y para sí, y para alcanzarla hay que acelerar los acontecimientos. Creemos que las guarimbas nos llevarán a la democracia plena, y desde aquí enviamos un saludo a nuestros compañeros en Miami, y les garantizamos que pronto los tendremos aquí”. Serafín recibe otra llamada y pega otro grito. “¡Bravo, bravo, bravísimo!”. “¿Qué pasó, compañero?”, le dice Jean. El joven contesta: “Que ahora los compañeros quemaron un vehículo de Cantv y eso sí, primero procedieron a sacar de su interior a sus ocupantes y luego le prendieron candela, siempre democráticamente”. “Muy bien, Serafín, llámate a Corocoro y dile que apresure el encuentro de Cochino Frito con Hipopótamo Volador”. “Perfecto”, dice Serafín, y llama por teléfono. Le pregunto a Jean quiénes son esos, y me dice: “Esa es una clave para confundir al enemigo. Y tenemos que dejarte, amigo, porque vamos a seguir luchando al lado de los guarimberos democráticos que, seguro, van a aparecer después”

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios