Opinión

Autor: Soraya Beatriz El Achkar G

03:34 pm
03
Dic
2014

La mayoría de las personas que participaron en la consulta nacional por la calidad educativa coinciden en señalar que los maestros y maestras hacen la diferencia

La mayoría de las personas que participaron en la consulta nacional por la calidad educativa coinciden en señalar que los maestros y maestras hacen la diferencia. Las condiciones materiales de la enseñanza, sin duda, afectan los procesos de aprendizaje, y hay que superar todas las dificultades para que aquellas sean óptimas y brinden un clima tranquilo, amigable, seguro, de modo que los niños, niñas y jóvenes alcancen los objetivos de aprendizaje; sin embargo, es contundente la petición que se hace en la consulta: primero los maestros y maestras porque sin ellos no es posible la formación integral de nuestra infancia y juventud.

Se pide que las escuelas cuenten con personal profesional capaz de comprender los contextos, amoroso, con destreza para el manejo de los conflictos, solvente académicamente y comprometido con la patria. La sociedad venezolana justiprecia a quienes, con abnegación, hacen el trabajo de enseñar con esmero, especial cuidado y didácticas que logran interesar a los niños, niñas y adolescentes pero reclama que aún tenemos maestros que no están suficientemente preparados para asumir la tarea de enseñar, sin vocación de servicio, con insuficientes destrezas para la resolución de problemas de inconvivencias y sin ningún interés por las circunstancias de los niños, niñas y adolescentes. Esto obliga al Gobierno bolivariano a repensar la carrera de educación conjuntamente con las universidades que la imparten y hacer que haya mayor coherencia entre estas y la vida cotidiana de las escuelas y liceos del país en sus diferentes contextos.

También obliga a revisar, con mucha rigurosidad, los mecanismos de ingreso a la carrera docente porque no es suficiente que los aspirantes tengan méritos académicos, aunque sea importante y este requisito no esté en discusión.

Los estudiantes pidieron que sus profesores y profesoras sean gente empática, que den ejemplo y les permitan aproximarse de manera significativa a las diferentes áreas del conocimiento con la rigurosidad que eso amerita. Por eso, el Gobierno bolivariano asumió el desafío ético -resultado de la consulta- de reinstitucionalizar la carrera docente, mejorar las condiciones de trabajo, fomentar su valoración social y garantizar una formación permanente centrada en el quehacer pedagógico.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios