Opinión

Autor: Tulio Monsalve

10:17 am
13
Feb
2015

James Bond es un agente de ficción del servicio secreto inglés creado en 1953 por el escritor Ian Fleming. Lo perfecciona en una colección de 12 novelas y dos historias cortas. Para caracterizarlo en el cine, lo adornaban con espectaculares vehículos, mínimas y velocísimas motos, sofisticadas versiones de costosos automóviles deportivos que causaban, a nuestro rural temperamento, sorpresa y estupor. Muy divertidas sobre todo por los gadgets que utilizaba para cumplir sus misiones: lentes de ultravisión, cigarrillo revólver, maletines para espiar etc.; todas herramientas que el servicio secreto inglés inventaba para el elegante Bond. Famosísimas sus “Bond Girls”. En fin, naderías de los años cincuenta.

De pronto, una noticia de prensa del viernes 6 de febrero pareciera desenterrar en Venezuela una treta de Bond muy al gusto de sus truculencias de la guerra fría.

Por ello, la fiscal Luisa Ortega Díaz dirigió comunicación a la Cancillería para que le solicite una explicación al Gobierno de Inglaterra, pues un diplomático de la Reina, al mejor estilo Bond, aparece involucrado en una situación irregular en el juicio de Leopoldo López; aunque decir diplomático inglés en “situación irregular” es una redundancia. ¿Cuándo espiar, que es trabajo sucio, se puede estimar acto “regular”? Muy al contrario, es confirmación de una conducta británica.

Volvamos al caso. La Fiscal declara que el padre de Leopoldo López -devenido experto en cámara cándida- fue desalojado de la sala de audiencia del caso de su hijo por estar grabando sin autorización el juicio con unos lentes Bond. Él fue sorprendido in fraganti. Luego, en jugada chusca, al salir, le deslizó subrepticiamente el adminiculo de grabación, marca Bond, a un funcionario de la Reina de Inglaterra, quien -cual espía- bachaqueaba en el acto judicial.

Con Bond, los villanos eran el malo Scaramanga o la antierótica Rosa Klebbs, con sus zapatos de punta envenenada. Ahora, la Reina utiliza aquí los servicios de un youtuber experto en nubes y redes del clan de los Amos del Valle, para hacer un trabajito -tonto por demás- que máxime servirá para un capítulo de esa horrenda serie de TV, A que te ríes.

¿Contestará la reina Isabel II a la Cancillería por qué está interesada en el video del espía?

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios