Opinión

Autor: Beltrán Haddad

10:26 am
25
Abr
2011

Ya pasó la Semana Santa y el país vuelve a su realidad política, pero también cada quien a su conducta adecuada a un oficio o a una profesión, es decir, a su rol social. Sin embargo, aquí sucede algo que bien puede calificarse de desafuero en el comportamiento político.

Me refiero a ese derrotismo en su versión moderna que acompaña a ciertos sectores que no quieren ver ni oír ni sentir lo que está sucediendo a su alrededor, e insisten en propagar de manera falsa, exagerada o tendenciosa un cuadro deprimente de Venezuela, como anunciándonos la quiebra total. Una noticia derrotista tiene el efecto inmediato de deprimir el ánimo de cualquiera sorprendido en su buena fe, o por incauto.

El derrotismo es una tendencia a difundir el desaliento, pero conceptualmente y por extensión ya no sólo se refiere al resultado de una guerra, sino que penetra tantas cosas del ser humano, de la vida, al punto de confundirse, sin necesidad de guerras, con la irracionalidad política y, más aún, con la traición. Y eso ha sucedido en nuestro país, víctima de ese “algo malo que nos va a pasar” por acción perversa de los derrotistas.

Pues bien, al pasar la semana nos encontramos con una noticia difundida el Jueves Santo pero que hoy lunes se acomoda a nuestra realidad política, social y económica en los términos de información global, y es que Venezuela aparece en sexto lugar de bienestar en el mundo, de acuerdo a una encuesta realizada en 129 países por Gallup que no es empresa chavista ni socialista ni comunista. Se dice en esa encuesta que el 64% de los venezolanos considera que su nivel de vida presente es bueno y con expectativas de hacerse mejor en los próximos 5 años y, además, que el bienestar en el mundo lo lideran Dinamarca, Suecia, Canadá, Finlandia y Venezuela, siendo nuestro país el primero en América Latina y segundo en América, por encima de Estados Unidos. ¿Será una mentira de Gallup?

Lo cierto es que Gallup demuestra la caída del derrotismo en Venezuela y de sus políticos y economistas del desastre que cada semana agobian con su desaliento. Podemos estar o no estar de acuerdo con el proyecto socialista, pero debemos querer a este país y criticar a sus gobernantes si existen razones para hacerlo, sin llegar al derrotismo.

beltranhaddad@cantv.net

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios