Opinión

Autor: José Vicente Rangel

09:16 am
31
Ene
2011

1 Hay un empeño por descalificar cuanto diga o haga Hugo Chávez. Se puede hablar de una patología. ¿A qué obedece tal actitud? Sin ánimo de darle una respuesta acabada al fenómeno, creo que éste tiene que ver, en parte, con algo racial. Aun cuando solemos afirmar, con bastante ligereza, que en Venezuela no hay racismo, que desapareció con el impacto igualitario de la Guerra Federal, no cabe duda de que en la entraña nacional pervive ese sentimiento. Menos intenso que en otros países, pero latente. El tema se presta a un debate interesante. Sobre todo porque cuestionamientos similares a figuras políticas no se han centrado sólo en Chávez. En tiempos del primer Betancourt, el de la Revolución de Octubre, el origen humilde del líder de AD suscitó el desprecio de la burguesía y de sectores poderosos que hicieron del color de su piel y del lenguaje agresivo que empleaba, motivo de virulento rechazo y burlas grotescas que, incluso, condujeron al golpe del 24 de noviembre de 1948.

2 No se está desorientado si se atribuye el desprecio de sectores poderosos a un liderazgo caracterizado por dos factores: uno, el origen popular y mestizo del personaje; y otro, el planteamiento de cambio social. Ambos presentes tanto en el “guatireño”, en su primera etapa, como en el “arañero de Sabaneta”. Sólo que la diferencia en el cotejo histórico radica en que el primero cambió su destino y se convirtió en líder del sector social que lo combatía, mientras que frente al segundo se mantiene intacto el odio de ese sector debido a la consecuencia ideológica y política demostrada en el ejercicio del poder.

3 Con motivo de la propuesta de diálogo del presidente Chávez en su mensaje a la Asamblea Nacional, se puede calibrar la obsesión antichavista. La capacidad de negación que la inspira. El hecho de que el Jefe de Estado haya llamado a buscar la coincidencia, a que los venezolanos nos percibamos en el debate como adversarios y no como enemigos, bastó para que se dispararan las alarmas en ese sector recalcitrante. Nunca antes hubo un repudio a priori de la oposición, tan destemplado y obtuso, a la oferta sensata de un gobierno. De inmediato, sin mediar el tiempo indispensable para evaluar la propuesta presidencial, ésta fue objetada con los argumentos más superficiales y deplorables que es posible imaginar.

4 Del cúmulo de rechazos sólo me referiré a cuatro, los más gruesos y, por ende, los más empleados: 1) “A Chávez no se le puede creer”. Pregunto: ¿A quién se le puede creer en un ambiente polarizado? ¿A la oposición que no ha hecho otra cosa que mentir y embarcarse en temerarias aventuras contra el orden constitucional? Con ese argumento de por medio siempre será imposible dialogar. 2) “Chávez propone diálogo porque se siente derrotado”. Quien conozca al Presidente sabe que, al contrario, la perspectiva de una derrota no lo amilana: lo estimula. Pero esa posibilidad sólo es una hipótesis que igual juega para unos y otros. 3) “Se trata de una artimaña, porque llamar a diálogo es populismo”. ¿En qué cabeza cabe que dialogar es populismo? ¿Acaso lo fue para asumir la política de pacificación en la Cuarta República? Deplorable es tener tan pobre opinión del único recurso del ser humano para dirimir, civilizadamente, conflictos. 4) “Chávez plantea el diálogo porque está asustado”. Como siempre, se trata del argumento del miedo que a menudo utilizan los que de verdad lo padecen. Como pasó con los que participaron en sucesivas aventuras contra el orden constitucional y luego eludieron, cobardemente, sus responsabilidades. Tengo una vivencia directa, personal, del temple de Chávez en momentos críticos, los cuales encaró con un coraje y una serenidad que le permitió sortearlos con éxito. En este aspecto nadie me viene con cuentos.

5 En concreto: Chávez es un militar y es un político. Alguien que vive con pasión la política. Al servicio de un ideal y de una ética. Su planteamiento de dialogar es político, y responde a la percepción que él tiene sobre la importancia de distender los ánimos. De buscar una repolarización civilizada que sustituya al fenómeno que hace que los venezolanos nos veamos como enemigos. Es la posición de quien está consciente de la responsabilidad del cargo y quiere que la oposición renuncie a la tentación del atajo. Que respete la Constitución y contribuya, desde posiciones críticas, al cambio social en paz y democracia. Que Chávez ha sido pugnaz, que ha incurrido en errores, que con su discurso a veces contribuye a polarizar, es cierto. Pero con la misma autenticidad con que hasta ahora procedió frente a una oposición que se involucró en insólitas aventuras, extiende la mano para el reencuentro. No es inteligente, ni sensato, morder esa mano con argumentos banales, consecuencia de odios estratificados, actuando con el criterio de que la política es estática y que los hombres que la hacen no cambian, porque está comprobado que, incluso, lo hacen desde la interioridad de una permanencia. ¿Está claro?

LABERINTO
China, el banquero de EEUU, le entregó a Obama con motivo de la visita de su presidente, 45 mil millones de dólares en acuerdos comerciales, un salvavidas para la economía norteamericana. 19 mil millones de dólares para comprar 200 aviones Boeing cuya fabricación significa la creación de 250 mil puestos de trabajo. Y resulta que EEUU niega a Venezuela la venta de repuestos de aviones…
La moda es que cualquier visitante, con la pretensión de pontificar de demócrata, profiera ataques contra el gobierno y el país. Ejemplo: un chileno, Tomás Jocelyn-Holt, declaró en El Universal que “el gobierno de Chávez es culturalmente similar al de Pinochet”. ¡Qué riñones! ¿Cuánto cobrará por decir semejante barbaridad?…

Quien más sabe de energía atómica, Mohamed el Baradei -exdirector del Organismo Internacional de Energía Atómica-, recriminó a las potencias occidentales por exagerar el peligro del programa atómico iraní y justificó el plan de desarrollo nuclear con fines pacíficos de esa nación. Detrás de la campaña está el proyecto de una agresión igual a la consumada contra Irak…

Para enojo de la oposición, Perú apoyará a Venezuela a la secretaría general de Unasur…

Venezuela respalda a Moratinos para la FAO y España hará igual con Venezuela en el organismo de derechos humanos de la ONU…

Alguien le preguntó a Valenzuela, secretario de Estado adjunto para Latinoamérica, “¿Qué pasará con Venezuela?”. Y éste contestó: “No sabemos qué hacer”…

Observadores políticos ven a la oposición desconcertada en la AN: subestimó al chavismo y se encontró con un equipo preparado, coherente, a la ofensiva…

Los chavistas desbordaron las calles de Caracas el 23E. Impactante la lectura de la histórica carta de Fabricio Ojeda al Congreso por su nieto. El líder popular fue estrangulado en las instalaciones del Sifa, frente a Miraflores -simulando un ahorcamiento-, durante el gobierno de Raúl Leoni, por agentes anticastristas ubicados en los servicios de inteligencia…

La entrega del repotenciado submarino Sábalo, luego de seis años inoperante, es un logro de la Armada y de la defensa nacional…

En Colombia preguntan dónde están cinco mil paramilitares. Fácil: en Venezuela, infiltrados por el uribismo…

Ha muerto un justo: Jesús (Chucho) Romero Anselmi. Gran pérdida para el periodismo honesto y para el pueblo venezolano. Tu ejemplo siempre será vida.

 

Comentarios

01:10
H.LO dijo:

LOS ENEMIGOS DE HUGO.
El odio parido de la “dorada canalla” de la burguesia criolla venezolana, tiene un componente de todo debido a la irracional y podriamos decir “demencial” oposicion a Chavez. Eso le hace bien a los planes y programas de la coalicion de apoyo a Hugo Chavez pero le hace daño al pais. Eso el pueblo lo percibe y les retirara gradualmente el apoyo a estos sediciosos que solo ven la confrontacion como unico camino para desestabilizar a Chavez y su gobierno. En ultimo caso la responsabilidad de que Hugo sea como es y este donde esta. Se le debe culpar a los politicos corruptos, traidores y avarientos que gobernaron Venezuela por siglos para beneficios de los ricos y un puñado de yankis ladrones. Culpen a los que sometieron al pueblo venezolano a la mas extrema pobreza teniendo tantos recursos naturales para haber vivido todos una vida digna y economicamente decente. Maradona dijo: “Aquellos que creyeron en mi. Gracias, y aquellos que no, Que me la chu..”

01:54
José dijo:

Y lo màsss GRAVEEE d este asunto es q hay gente humilde dl pueblo, q odia a nuestro Komandante Presidente, tan igual a como lo odian la burguesía.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios