Opinión

Autor: Francisco Rangel Gómez

03:40 pm
09
Jun
2015

Nos llena el hecho de servir, somos un equipo que constantemente está en la calle trabajando por generar salud, bienestar e inclusión a miles de venezolanos, desde hace más de quince años dedicados a sembrar un proceso de regeneración social para hacer prevalecer la solidaridad y el apego por lo humano, por tender las dos manos para ayudar a otro semejante; somos socialistas rompiendo el paradigma del país que vivió en torno a lo material.

Nuestra premisa fue, es y será, el derecho de un Pueblo a ser asistido, a derrotar para siempre la pobreza extrema, a seguir cumpliendo metas como haber reducido a 5% una pobreza extrema que heredamos en 20%; gracias a acciones fundamentales como el Casa por Casa y el Gobierno de Calle, planes del Gobierno Nacional que nos han permitido reconocer los problemas que debemos atacar y partir de ellos en la búsqueda concreta de soluciones junto al Pueblo.

Hemos ajustado las misiones y grandes misiones, llevamos estadísticas exactas de personas con alguna discapacidad o enfermedades de riesgo, embarazadas, madres con hijos especiales, a los abuelos y abuelas con dificultades o carencias, cada caso es atendido de manera inmediata, así rompemos la barrera de la exclusión.

Mientras a este equipo lo guía el amor y el empeño en ayudar a nuestro Pueblo, hay quienes salen a marchar movidos por el odio y la violencia, haciendo trascender los mensajes que sus seudo líderes emanan desde la cárcel, intentan manipular para que cumplan la faena amenazante de la paz, incitando incluso a matar. Y frente a todo ese contexto aberrante nos preguntamos, ¿quién ama realmente a Venezuela? ¿A quiénes les importa la estabilidad y el bienestar de cada familia venezolana?.

Es evidente que hay un sector a quienes les vale poco si siguen perdiéndose vidas de hombres y mujeres usados como carne de cañón para calentar la calle y continuar cercenando la democracia que definitivamente pretenden evadir; fomentando la violencia que justifique una ‘intervención’.

Pero este Pueblo sabio, distingue entre el amor que significa atención, dignificación, oportunidad y bienestar… y aquel modelo capitalista, causante del rechazo del que ya fue víctima durante muchas décadas. La victoria siempre está del lado de quienes transitamos el sendero de la justicia social y la reivindicación, en la unión que nos fortalece.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios