Opinión

Autor: Rosa Elena Pérez Mendoza

08:01 pm
25
Dic
2012

En vista de que seguimos vivitos y coleando luego del cacareado anuncio de que el planeta terminaría vuelto leña según profecías –mal interpretadas por chapuceros agoreros– de los mayas y los aimaras, y ya que está cerca el fin de año, haremos el habitual recorrido de cierre del intenso 2012: obtuvimos magníficas victorias olímpicas y paralímpicas con un cuantioso medallero que, si lo comparamos con la participación que en ocasiones anteriores habíamos tenido en estos eventos, nos dejan ver que la política deportiva de nuestro país ganó también su presea y la confianza de un pueblo que se alegra de hacer ver las virtudes físicas que desde siempre nuestras muchachas y muchachos han tenido.

Las victorias culturales también descollaron con la declaración, por parte de la Unesco, de los Diablos Danzantes de Corpus Christi como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Tal reconocimiento se logró básicamente gracias a la perseverancia de un pueblo que en distintos puntos de nuestro territorio resguardó una tradición que en épocas de la Cuarta, por negligencia de sus políticas hacían caso omiso a la cultura popular que, con habilidad e ingenio, logró conservar una celebración llena de simbolismo y espiritualidad. De igual modo, hay que destacar la sobresaliente actuación del Sistema Nacional de Orquestas que arranca aplausos, ovaciones y reconocimientos en el mundo entero.

Por otra parte, el Happy Planet Index –medición alternativa del progreso según la institución británica New Economics Foundation– ubicó a Venezuela en el quinto lugar en su estudio sobre la felicidad, que determina el nivel de satisfacción de los países según variables como la sensación de bienestar experimentada, la huella ecológica y el promedio de esperanza de vida. Entre las 151 naciones evaluadas, pasamos del puesto 39, en 2009, al cinco, confirmando, así, el gozo pleno y sincero que hoy sentimos en diversas áreas.

Hay que apuntar los innumerables logros en materia de vivienda, salud, alimentación, educación y economía, que se evidencian en los triunfos electorales del 7-O y del 16-D, demostración de que el pueblo se encuentra satisfecho con el desempeño del Gobierno Revolucionario y dispuesto a luchar por mantenerlo.

Asuntos como la inseguridad, la ineficiencia en la gestión de algunas instituciones del Estado y la corrupción son puntos en agenda que empiezan a atenderse en mayor o menor medida. Tal como sucede con toda sociedad, siempre perfectible, la nuestra va creciendo con la certeza de que seguiremos siendo aún más felices.

¡Feliz año para todas y todos y salud pa’l Presidente!

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios