Opinión

08
Abr
2016

¿A cuál argumento banal recurrirá ahora ese sector del país que a sabiendas de que existe una guerra económica contra el pueblo, se empeña en negarla, como parte de una actitud cuestionadora y ocultadora que justamente es parte de ese plan desestabilizador cuyos autores tienen nombre y apellido?

La pregunta surge a raíz de las develaciones hechas en los últimos días en diferentes y reconocidos medios de difusión en los que famosas trasnacionales figuran como centro del dedo acusador.

Colgate-Palmolive, Firestone, Pirelli y Jhonson&Jhonson conspiran de frente contra la democracia venezolana de acuerdo al testimonio de las y los trabajadores de esas firmas, quienes -por descarte- son las y los voceros idóneamente facultados para hablar con propiedad del asunto. Como dijo Martí: conocen al monstruo desde sus entrañas.

Cuando precisamos que conspiran, lo hacemos con la responsabilidad que ello conlleva: conspiran y punto.

Si no es así, ¿cómo se explica que se elaboren más toallas sanitarias de uso diario en lugar de las mensuales, indiscutiblemente más requeridas? ¿cómo interpretar que se produzcan más cauchos para tractores y camiones, y no para vehículos pequeños y camionetas por puesto que son los más demandados? ¿cómo es eso de que se genera lavaplatos en envases de 5 litros que bien caro es, pero no el de presentación pequeña que es el más económico y de uso popular?

Según la declaración de las y los denunciantes, no existe justificación alguna para que tales ritmos de producción en las empresas mencionadas, sean las que imperen. Afirman ellas y ellos que el aparato industrial instalado está en capacidad de cumplir con la demanda exigida por los y las consumidores de todo el país, con dólares de ¡todas y todos los venezolanos!

Este balance irradia una inquietud lógica y por demás pertinente: ¿espera la gente acción contundente del Gobierno? La respuesta es obvia y proyecta otra: ¿debería el Gobierno apretar la tuerca? También es obvia la respuesta e invita a una tercera y última, por ahora: ¿es momento de que la clase obrera asuma las riendas de esas compañías y las ponga a trabajar al cien por ciento en beneficio de la población? Yo digo que sí ¿y usted?

¡No pasarán!

Hoy Venezuela

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios