Opinión

Autor: Roberto Malaver

02:08 pm
10
Jul
2015

“No se puede ser tan Ismael García”, dice Cinthya Machado Zuloaga mientras muestra una serie de notas que ha venido escribiendo en su tableta. “Es decir, tan terco”, continúa diciendo a medida que va leyendo sus viejas notas. “Vamos perdiendo todas las oportunidades para que la gente sepa que no somos antipatriotas ni pitiyanquis”, sigue hablando sin levantar su cara que es tan bonita, que es tan bonita, su cara.

El mesonero llega y pone sobre la mesa la botellita de agua Evian y el café negro, ve a Cinthya y le susurra: “Le alquilo mi corazón con 10 años de garantía”. Ella le sonríe y el hombre se tambalea y sale caminando y hablando solo: “Dios, gracias por permitirme ver a la mujer más bella del mundo”.

Y Cinthya sigue analizando: “Perdimos la oportunidad cuando Obama firmó el decreto diciendo que somos una amenaza para Estados Unidos. Todavía mi papá se ríe y dice que ese es el mejor chiste de Obama. Y nosotros nos portamos como unos verdaderos canallas. Nos hicimos los locos hasta que supimos que más de 11 millones de firmas habían rechazado ese decreto. Perdimos esa oportunidad para quedar muy bien ante esa cosa que ustedes llaman pueblo. Después, un poco más adelante, se le ocurrió a Maduro llevar los restos simbólicos de Negro Primero al Panteón Nacional, y mi padre se asustó pensando que podían colocar a ese negro cerca de uno de nuestros familiares que reposa en ese Panteón. Y nuestros diputados no fueron ese día a la Asamblea Nacional a despedir a ese hombre y decirle por lo menos: ‘Venimos a decirte adiós porque vas para el Panteón’. Nada. Otra oportunidad perdida”.

Me muestra una nota con una foto de los diputados de la oposición en la Asamblea Nacional y me dice: “Y ahora esta. Decimos que el Esequibo es nuestro y nuestros diputados van a la Asamblea para que el pueblo sepa que ellos no apoyan esa política del presidente Maduro de luchar por recuperar ese territorio. La gente aplaudía y nuestros diputados con esa cara de sinvergüenzas ante el país y el mundo. Y uno se pregunta: ¿para qué fueron? Allí estaban Alfonso Marquina, Stalin González, Edgard Zambrano y el ex presidente de Fedecámaras y ahora diputado José Manuel González. Otra oportunidad perdida. Somos unos grandes ganadores perdiendo oportunidades”.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios