Opinión

Autor: Asalia Venegas

10:26 am
19
Nov
2015

La semana pasada la cadena de atentados que hubo en París estremeció a través de las pantallas. Este hecho tiene demasiadas aristas que no comentaremos hoy. Cuatro días después, un ancla de la TV venezolana decía con gran desparpajo: “Está circulando por las redes la noticia de la detención de un hombre de origen árabe que portaba una cédula de venezolano”. El otro ancla secundaba: “Sí, las redes sociales están dando fe de esta información”.

¿De cuándo acá lo que circule por las redes sociales le da verosimilitud a un hecho? Las grandes agencias de noticias -entre ellas Reuters- han instruido a sus corresponsales abstenerse de utilizar el Twitter como vía de información. Corrían los días finales del siglo XIX cuando hacía estrago la práctica del amarillismo y el sensacionalismo en la prensa de Estados Unidos y nace como contrapropuesta el llamado periodismo moralizante.

El gobierno bolivariano y sus dos estandartes, Chávez y Maduro, han sido objeto de una atroz e implacable guerra informativa, presente desde hace 17 años y que recrudece en épocas eleccionarias. Esta conflagración en tiempo real contra un proceso y sus íconos, no tiene precedentes en la historia del país ni en América Latina. La gran prensa, en las principales capitales del país, construye día a día un discurso apocalíptico, que se replica igual en radio y TV.

Los logros del Gobierno se minimizan o se omiten. Los reconocimientos que hacen la Unicef, la Unesco y el Pnud, sobre erradicación del analfabetismo, el proyecto de los infocentros y las Canaimitas y los niveles del IDH (índice de desarrollo humano), no se reflejan en las noticias que se despliegan. Los hechos son tratados de forma negativa, desoladora y catastrofista. El “montaje” de hechos falsos como reales, se ha vuelto praxis cotidiana.

Las áreas de la salud y la alimentaria son tratadas en sentido caótico. “Recorte de importaciones en 2015 es el más grande de la historia”. La violación del espacio aéreo por una nave gringa y las amenazas de John Kelly contra nuestra soberanía son festejados con descaro. Frente al trabajo tesonero del CNE se dice que “Los comicios se celebrarán en un ambiente de deterioro económico y político”. ¡Hasta se asegura que el narco “El Chapo” visitó Apure!

ultimasnoticias

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios