Opinión

Autor: Fernando Bossi

10:29 am
14
Ene
2015

La gira del presidente Nicolás Maduro a China, Rusia, Irán y otros países de la OPEP demuestra claramente que la Revolución Bolivariana no se va a quedar sin respuesta ante la ofensiva imperialista.

Fue el comandante Hugo Chávez quien comenzó el siglo XXI con la reorganización de la OPEP, realizando un trabajo extraordinario de persuasión sobre cada uno de los mandatarios de los países productores, a fin de volver a conformar un frente común activo en la defensa del precio del barril de petróleo.

Esa titánica tarea dio sus frutos en breve tiempo, ubicándose el valor del barril de crudo a un precio que podríamos considerarse justo, alcanzando los 100 dólares el barril.

Hoy se colocan en el mercado 1.5 millones de barriles diarios “de más”. Esto es lo que ha hecho bajar los precios a cifras récord, en relación con la última década, afectando sustancialmente, en primera instancia, a los países productores.

El presidente Maduro ha tomado el “toro por los cachos”, al intentar reconformar el frente de la OPEP, acordando entre los países miembros una producción racional que no permita la caída de los precios; asimismo para denunciar los peligros ambientales que provoca la producción de hidrocarburos de esquisto y denunciar a los países imperialistas, principalmente al Gobierno de Estados Unidos, de llevar a cabo esta maniobra económico-política-militar con el fin de agredir a los gobiernos legítimos de Irán, Rusia y Venezuela.

Ante esta provocación imperialista, parece necesario ampliar el frente OPEP, comenzando paralelamente conversaciones estrechas con otros países productores. De la misma manera se hace insoslayable abrir un debate nacional sobre nuestra producción petrolera, entendiendo que no es solamente importante el aumento de nuestra producción –contemplado en el Plan de la Patria–, sino que es fundamental que gran parte de esa nueva producción pase a ser materia prima de la industria petroquímica, entendiendo que en esta área es donde tiene que centrarse nuestro esfuerzo de industrialización del país. En un futuro cercano Pequiven tendrá que estar por encima de Pdvsa, logrando así alcanzar la meta de constituirnos en una mediana potencia.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios