Opinión

Autor: Roberto Malaver

09:28 am
24
Abr
2015

El Centro Comercial San Ignacio -hubo una terrible confusión la semana pasada con otro centro comercial- está deslumbrante. Es una especie de libro abierto de la elegancia, diría un artista textil. Gente alegre. Feliz. Y sobre todo, gente sin preocupaciones, que aunque parezca mentira todavía quedan por aquí. Esa gente de repente se paraliza. Se convierte en estatuas. Es Cinthya Machado Zuloaga que viene desfilando su belleza fuera de lo común y la gente no puede creer que exista una mujer así, con una belleza fuera de figurines. El mesonero me toca el hombro y me dice: “Amigo, otra mujer como esa no nace más nunca”.

Y Cinthya llega y toma asiento y dice: “Hay una sobreoferta de ex presidentes, y lo peor es que nadie los quiere, y ellos, por lo visto, en vez de quedarse tranquilos como jarrones chinos que son, salen a declarar para ponerse en evidencia. Todos tienen un pasado aterrador, de perseguidos políticos, unos de fosas comunes y falsos positivos, otros de corrupción y negocios de todo tipo, y ellos insisten en mostrarse como que el mundo no los conociera. Son unos verdaderos sinvergüenzas. Nadie ha reconocido a ninguno como estadista. Y salen y van a Panamá y firman un documento y piden libertad para presos políticos, cuando ellos tuvieron esa oportunidad y la perdieron, porque ellos sí tuvieron presos políticos, y además, de haberles hecho a ellos una guarimba como las que hicieron aquí, en Venezuela, la respuesta de ellos hubiese sido disparar, matar y los que quedaran vivos a la cárcel. Ninguno tiene moral, y mucho menos Felipe González que creó un organismo para asesinar”.

El mesonero está allí, escuchando y con la boca abierta. Pide permiso y coloca la botellita de agua Evian y el café sobre la mesa y le dice a Cinthya: “Permítame aplaudirla, mi reina”. Y plac, plac, plac, se escuchó el aplauso que iba por fuera.

Y sigue diciendo Cinthya: “Todos esos ex presidentes son de mala presencia y mala calidad. Por eso hay que colocar un aviso solicitando uno de buena presencia, que esté dispuesto a desprestigiarse uniéndose a ellos. Solo falta que los apoye el ex presidente de facto, Pedro Carmona Estanga”.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios