Opinión

Autor: Francisco Rangel Gómez

10:26 am
26
May
2015

Ojalá alcancemos conciencia plena sobre la trascendente labor que cumplen las organizaciones políticas; en Venezuela, existen algunas con más de cinco décadas de constituidas, con un legado social inexistente, que deformó al antojo de eventualidades electorales la esencia verdadera de un partido político: ciudadanos seguidores de una ideología unen fuerzas por trascender en el pueblo y hacer tangible la teoría en beneficio colectivo.

Es tan elemental la existencia de los partidos políticos e inherentes al desarrollo de los pueblos como que deben nacer de ellos los líderes para la nación, responsables de conducir el destino en el que todos estamos inmersos.

En el seno del Psuv entendimos, como organización política, que para hacer perdurable el proceso socialista concebido como el modelo de inclusión social que rompe paradigmas en el mundo, necesitamos formarnos como militantes, instruirlos y asegurar por generaciones el compromiso con un ideal de sociedad donde todos tenemos los mismos derechos.

Tenemos un proceso educativo continuo para la Militancia, desde la escuela de formación socialista los líderes nacionales y regionales nos instruimos y compartimos información necesaria para entender el legado histórico, la lucha de nuestros próceres, designios ineludibles que fraguan nuestro presente.

Hemos organizado tres congresos nacionales donde participan delegados elegidos democráticamente por estados, buscando espacios para el debate y la consolidación de propuestas para el Gobierno nacional. Preparamos otra victoria contundente en el parlamento; procurando espacios de poder que son la garantía para sustentar espacios de poder para el pueblo.

Esa preparación comenzó hace tiempo, cuando líderes de las bases fueron electos a través de asambleas desde cada sector donde está conformada una unidad de batalla, un círculo de lucha popular; de esa manera, el Psuv garantiza que la sugerencia de cada uno de los millones de militantes sea elevada.

Merecemos una oposición seria, a la altura de la Venezuela donde el poder está repartido entre los jóvenes, abuelos, mujeres y hombres de bien que construyen patria, reivindicados en este proceso socialista que se erige sobre un partido político, columna vertebral, ideológica, participativa y democrática que seguirá luchando por hacer irreversible su eficiente forma de gobierno.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios