Opinión

Autor: Roberto Malaver

02:44 pm
10
Abr
2015

La Cumbre de Panamá tiene 99% de discusión política en estos momentos en Venezuela. Si usted pregunta cuál es el tema político que se está discutiendo ahora en Venezuela, se disparan las respuestas a favor de la Cumbre según la encuestadora Ratonálisis. Sin embargo, Cinthya Machado Zuloaga prefiere tratar otro tema: los viajes al exterior de Lilian Tintori de López y Mitzy de Ledezma.

El centro comercial Ciudad Tamanaco es una fiesta. Y Cinthya saca de su cartera Prada su minilaptop para darle fuerza a sus argumentos: “Esas dos mujeres le han dado la vuelta al mundo y han hablado con gente con la que nadie quiere hablar ya, como por ejemplo con Rajoy, con Aznar, con Felipe González, que ya es como para esconderse, con Mario Vargas Llosa, y están rezando para que el Papa Pancho las reciba. Cuando Ramón Guillermo Aveledo fue secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática, vulgar MUD, no viajó tanto, a pesar de que Ramón José Medina insistía con eso de que el apoyo tenían que buscarlo internacionalmente. Y el nuevo secretario, ese que prometió las cincuenta mil marchas, apenas ha hecho un solo viaje, pero fue a Madrid, Bruselas y Alemania, y todavía no sabemos qué fue a hacer, porque nadie le ha preguntado nada, y José Guerra, el economista central del país, quien lo acompañó, tampoco nos ha informado cuál fue el interés de ese viaje. Si eso sirvió para algo. En cambio, estas dos mujeres andan de aeropuerto en aeropuerto y ya el pobre Milos Alcalay está que no puede más. Menos mal que en la última presentación que tuvieron en Buenos Aires, este 27 de marzo, ante representantes de Mercosur, Lilian pidió un aplauso para este hombre; es lo único que se ha ganado nuestro embajador, ese aplauso”.

El mesonero tenía rato de pie al lado de Cinthya, viéndola cómo se expresaba y cómo mostraba datos en su minilaptop, y cuando consideró que podía hablar le dijo: “Señorita, usted no solo es la mujer más bella del mundo, sino que también le sobra inteligencia”. Y colocó la botellita de agua Evian y el café negro sobre la mesa, y se marchó de espaldas para seguir adorándola de frente.

Y dice Cinthya: “Ahora van rumbo a Panamá, a la Cumbre, a decir que no hay ninguna libertad en este país, y ellas viajan y dicen lo que quieren con toda la libertad del mundo, y sobre todo, aquí y en todo el mundo”.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios