Opinión

Autor: Javier Lewkowicz

06:37 pm
24
May
2012

“Necesitamos el superávit comercial porque no fabricamos dólares. Cuando faltan dólares hay corrida, y cuando hay corrida no hay gobierno.” Así caracterizó la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, la relevancia de la administración de comercio, esquema que reforzó el Gobierno a principios de año. La funcionaria, que disertó ayer en la jornada organizada por la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal), aseguró que la fuerte suba de las importaciones en 2011 “no es sostenible en el tiempo”, y celebró la desaceleración que esa variable muestra en los primeros meses del año. “No puede faltar ni un repuesto o insumo. Acá hay sentido común”, aseguró Paglieri en relación con las quejas de empresarios por el control sobre las importaciones. Enfatizó que el sector automotor explica el déficit comercial con Brasil y México (ver aparte) y adelantó que nuevos sectores quedarán exceptuados de liquidar en un lapso de 15 días las divisas provenientes de las exportaciones.

Paglieri acompaña al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, en la ejecución de la política comercial a través de las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) y las licencias no automáticas de importación (LNA). El Gobierno utiliza esas herramientas para comprometer a empresarios a aumentar exportaciones, sostener el empleo y a modificar los precios al mercado interno según la pauta oficial.

“En la última reunión del G-20, la Argentina lamentablemente apareció en un cuadro de honor, una distinción para los defensores del libre mercado”, sostuvo Paglieri en forma irónica. “Fuimos en 2011 el país donde más crecieron las importaciones. Es un cuadro de honor que no nos gusta y que no es sostenible en el tiempo.” Pero enseguida subrayó que “es una excelente noticia que este año hayamos podido modificar esa situación. Junto a un buen desempeño de las exportaciones, ahora tendremos una balanza comercial satisfactoria para el objetivo que buscamos”. La funcionaria recordó que la intención es tener un superávit de 10 mil millones de dólares en el año. “El superávit fiscal y comercial son dos pilares para este gobierno. A mí me toca sostener el balance comercial”, enfatizó.

Paglieri también respondió algunas preguntas del público empresario. “Les agradecería que no hablen de restricciones a las importaciones –aclaró frente a una consulta que calificaba de esa forma a la política comercial–, porque después hay que ir a la OMC y al G-20 a defender la industria nacional cuando nos atacan. Tengamos cuidado y seamos responsables. No generen dificultades desde adentro.”

Frente al usual reclamo de empresarios sobre una supuesta dificultad para importar bienes para producir, planteo que se repitió ayer, Paglieri dijo que “es impensable que falte un repuesto, insumo o maquinaria”. “Si no fue aprobada la declaración jurada (DJAI) en alguno de esos casos es porque no fue presentada correctamente la documentación o bien hay algo que no se está cumpliendo”, en relación con los requisitos de compensación uno a uno de importaciones con exportaciones. Indicó que la Secretaría de Comercio Exterior “se está normalizando” respecto del momento de su creación, cuando acumuló un stock enorme de trámites en espera. Contó que por mes firma 30 mil expedientes. “No hay interlocutores, si hay errores soy yo la responsable, yo los resuelvo”, dijo.

La funcionaria explicó que las DJAI “permiten trazar un mapa productivo en tiempo real, muestran qué se necesita importar para sostener el nivel de actividad”. “En esta coyuntura, el peligro es que haya stocks a precios muy bajos que buscan ser colocados. Por eso Brasil está tomando medidas. Tenemos que sostener el empleo como lo hicimos en la crisis 2008-2009. Como no fabricamos dólares, necesitamos el superávit comercial. Es decir que los tenemos que generar aumentando las exportaciones y teniendo cuidado por el lado de las importaciones.”

“Alguien podrá decir que estamos administrando el comercio. Si lo hacen Estados Unidos y México son rubios de ojos celestes, pero si lo hacemos nosotros somos sucios, feos y desprolijos. Nos atacan porque tenemos una política comercial exitosa”, respondió volviendo otra vez a la ironía como recurso.

Por otro lado, Paglieri reafirmó que la resolución 142, que acortó los plazos para que los exportadores vendan las divisas en el mercado local, “apunta a las grandes operaciones, se pretende que el mercado de cambios esté aceitado y la liquidación de divisas se haga en tiempo y forma”. La presidenta, Cristina Fernández, limitó el universo de empresas alcanzadas por la medida para aquellas que exporten por más de dos millones de dólares anuales. Paglieri confirmó que próximamente se oficializarán excepciones puntuales, como vinos y libros.

Autor: Javier Lewkowicz
Fuente: Página 12
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios