Política

23
Abr
2010

La opositora Machado con su candidato a suplente

En Venezuela ya se respira clima electoral. Los comicios para elegir una nueva Asamblea Nacional, han ratificado las notables diferencias entre quienes están unidos en la identificación con el proyecto bolivariano de construcción del país y quienes simplemente carecen de proyecto o lo disimulan por ser totalmente anti-popular.

En este contexto, quienes dicen que su bandera es la lucha por la libertad y la democracia (la oposición), responden en la práctica con imposiciones, exclusiones en sus listas de candidatos, o con el silencio mediático contra los que discrepan de los métodos para la postulación y selección de abanderados. Una oposición que desde finales del año pasado va reduciendo, día tras día, las expectativas de consultar a sus bases.

A comienzos de año, la llamada Mesa de Unidad (MUD) que reúne a 16 partidos de la oposición decidió que lo más “democrático” para escoger a sus representantes, era pura y simplemente la negociación en secreto. No obstante, abrieron inicialmente la posibilidad de concurrir a elecciones primarias en 20 circuitos del país, un total de 132 pre-candidatos se inscribieron para entonces.

¿Democracia?… y vino el cobro de matricula

Para el mes de abril, ya sólo quedaban 15 circuitos, donde la oposición acudiría a primarias, y sólo 87 los postulados. La cifra de aspirante bajó significativamente, luego que en un hecho sin precedentes en la historia del país, la MUD decidió cobrar matrícula para ratificar las postulaciones. Por ejemplo, para el circuito 3 del Estado Táchira, inscribirse como candidato costaba 67.811 bolívares fuertes; en el estado Anzoátegui se encontraban los “precios más bajos” para aspirar a un puesto en las listas parlamentarias de la oposición, allí la matrícula para el Circuito 3 era de 19375 bolívares.

¿Trabajo político?… y vino la batalla por los circuitos “papaya”

Evidentemente la batalla interna de la oposición es más áspera en las zonas, donde históricamente la derecha ha obtenido una votación mayoritaria. Allí se concentra la mayoría absoluta de postulaciones y la mayoría absoluta de los problemas.

Los opositores con mayor cobertura mediática se lanzaron por zonas, cuya composición social y comportamiento político tradicional les indica posibilidades de victoria. En su defecto van encabezando las listas, donde la gente vota a ciegas por una tarjeta. Las listas definitivas y la cantidad de candidatos en discusión son inciertas, porque la oposición insiste en mantener un secreto sumarial sobre ello. Pero tal es la repercusión de sus conflictos que son notorios, los manantiales candidaturales en determinadas  regiones o circunscripciones.

El emblema de estos conflictos, es la batalla entre Julio Borges y Enrique Mendoza. Según los acuerdos de negociaciones por cúpulas y de repartición del país, el partido opositor con más votos en una entidad, de acuerdo al proceso electoral anterior, debía ocupar el primer lugar en la lista.

En el caso de Miranda, Primero Justicia fue el partido más votado, el gobernador de la entidad incluso es militante de ese partido. Sin embargo, Mendoza, militante de Copei, insiste en que el puesto 1 le pertenece a él según encuestas. En todo caso la consulta a las bases por parte de la Mesa de Unidad fue obviada. Y todo se dirime a través de ruedas de prensa y negociaciones clandestinas.

Lo último que se ha filtrado es la determinación de Mendoza de ser ungido como el número 1 en la lista. De no lograrlo, la oposición iría dividida en el estado Miranda, una de los entidades dónde obtuvieron mejor votación en las pasadas elecciones regionales. Del lado de Mendoza, se ha colocado buena parte de los partidos de la MUD, en lo que parece ser un torneo: “todos contra Primero Justicia”.

Para graficar la democracia al revés de la oposición venezolana, comparemos la votación de las pasadas elecciones regionales en Miranda: Primero Justicia (Borges): 193 mil votos  17,5%; Copei (Mendoza): 53 mil votos  4,8%

¿Inclusión?… en la oposición el canibalismo es más sabroso

Desde el año 2006, los medios opositores comenzaron a promocionar a jóvenes estudiantes de la derecha como las presuntas “caras frescas de la nueva política”. Cuando el Estado decide retirar la concesión de operar en el espectro radioléctrico del país a RCTV, estalló el boom de los “manos blancas”. Entonces, Yon Goicoechea era como las arepas en los medios venezolanos, abundaban entrevistas, perfiles, hasta la revista Playboy Venezuela, tuvo a Goicoechea en grandes titulares. Hoy Yon es un fantasma que pena tras las negociaciones ocultas de la Mesa de Unidad.

El exdirigente estudiantil de la UCAB, fue proclamado como candidato por el propio gobernador de Miranda, Capriles Radonski, en las primeras de cambio. Yon estaría ubicado en el circuito de los Altos Mirandinos, donde la votación histórica refleja cierta paridad entre las fuerzas patrióticas y la oposición.

Hoy el destino político de Yon es incierto, su partido decidió sacrificarlo en las negociaciones para abrir paso a Juan Carlos Caldera en el circuito del municipio Sucre y para darle más aire a las posibilidades de Julio Borges encabezar la lista. Entonces Goicoechea denunció sobre una campaña para sacar del juego político a los jóvenes. Sus declaraciones tuvieron una cobertura marginal en los medios.

Ricardo Sánchez, ex presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UCV y militante de Un Nuevo Tiempo, ha tenido un destino menos cruel. Era de los pocos “jóvenes” que había sido nominado por su partido para participar en las primarias (circuito 2 del estado Miranda). La alegría le duró poco, miles de afiches que cubrían las calles de Baruta con el risueño rostro de Ricardo quedaron como los adornos de Navidad en Febrero.

El poder económico de María Corina Machado dio al traste con las aspiraciones de Ricardo Sánchez. De la noche a la mañana, el joven había sido convertido en un “suplente” de la señora Machado, y su candidatura había sido transformada en una sombra que deambulaba por afiches en Las Mercedes.

Otra suerte de democracia al revés opositora: el suplente en las primarias de la oposición no será para quién quede de segundo, sino para quien el que llegue de primero elija.

En el estado Zulia también abundan los ejemplos de canibalismo político opositor. De 189 candidatos que aspiraban un cupo en las listas, sólo son considerados 40, el resto desapareció “misteriosamente”.

Es un secreto a voces, que en la Mesa de Unidad están inscritas 16 organizaciones, pero sólo un puñado lo decide. El propio Leopoldo López, admite el hecho: “la Mesa de Unidad tiene una dinámica en donde hay 16 organizaciones, pero realmente son cuatro o cinco las que se reúnen y luego van a esta otra mesa y se plantean cuáles van a ser supuestamente las decisiones”.

¿Excluídos?… estamos en la época del reciclaje

En la oposición son muchos los aspirantes, y pocas las posibilidades de ser postulado, y aún menor la posibilidad de ser electo. Por tanto, los que quedan por el camino van buscando su acomodo. En el Zulia, como en otras regiones, aquellos que han partido con sus maletas de la Mesa de Unidad, podrían tener cabida en Patria Para Todos. En el estado Zulia, por lo menos dos aspirantes opositores: Frank de Armas y Froilán Barrios estarían ungidos por la dirigencia azul para participar en sus listas.

La declaración hecha por De Armas en su renuncia a la MUD es una triste confesión de la ausencia de democracia existente en la oposición venezolana: “durante las últimas semanas, parcializadamente y sin explicación alguna, anónimos actores de su directiva, han monopolizado la elaboración de una lista de candidatos, desechado el diálogo y la conversación entre los diversos actores”.

Cuántos más de los dirigentes de la derecha venezolana tendrán cupo en el “pepetismo” es una interrogante que seguramente se resuelva luego de las llamadas primarias de la oposición y cuándo se tenga idea definitiva de cuántos damnificados dejó el ciclón del cogollo opositor.

¿Participación?… las Primarias de la MUD, serán multiplicadas por los “magos” de los medios

En sólo 8 de las 24 entidades federales del país, y en sólo 15 circunscripciones, la oposición elegirá a sus candidatos en primarias. Un proceso, que como ya sabemos ha tenido varios filtros. Los que no pagaron no pudieron ser incluidos como aspirantes, mientras a otros candidatos los “conminaron” a ir como suplentes.

En los circuitos escogidos para las primarias opositoras habitan 6 millones 200 mil personas, es decir, apenas el 30% de la población venezolana. Ellos tendrán la oportunidad de seleccionar un total de 21 diputados del total de 165, es decir, 13% de los total de diputados principales a nivel nacional.

Los comicios son organizados por el Consejo Nacional Electoral, una institución que han tratado de descalificar, una y otra vez por los voceros de la oposición. Una de ellas, María Corina Machado lideró una sistemática campaña para denunciar al CNE como organizador de comicios fraudulentos. Por cierto la señora Machado fue una de las personas que apoyó con su firma los decretos de Carmona para disolver los poderes públicos, ahora quiere ser parte de una Asamblea Nacional que pretendía destruir.

¿Privilegios?… en la oposición, nunca salga sin ellos

Mientras un grupo de candidatos debe participar en primarias, y otros deben lidiar contra las decisiones de los cogollos, otros han sido exaltado al salón de los incuestionables. Un total de 8 personas ya tienen seguro su boleto hacia los comicios parlamentarios por el bando de la derecha venezolana: Gustavo Azócar por el circuito 5 de Táchira, Richard Blanco por el circuito 3 del Distrito Capital,  Iván Simonovis por el circuito 2 de Miranda, también Ivelise Martínez y Cristina Pensa en el estado Portuguesa; Abelardo Díaz y Edgar Contreras en Táchira.

El privilegio para Simonovis, es del tipo de una tarjeta de crédito “platinum”. Está en prisión por cometer los mismos delitos que otros dos de sus compañeros que aspiraban a estar en las listas parlamentarias (Henry Vivas y Lázaro Forero) sin embargo, el único que ha asegurado su puesto es él… ¿por qué será?

T/Chevige
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios