Salud

25
May
2015

La primera medicina para personas que han estado expuestas a radiación nuclear ha sido aprobada en EEUU, informó el portal de noticias Gizmag.

“La Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) aprobó el uso del fármaco para tratar las consecuencias nocivas que sufre una persona expuesta a radiación después de un desastre nuclear”, escribió el portal.

La medicina, llamada Neupogen, fue aplicada durante mucho tiempo para contrarrestar los efectos negativos de la quimioterapia en los pacientes con cáncer.

Neupogen o filgrastim es una proteína sintética, que incentiva la creación de los leucocitos que luchan contra infecciones y los protege para aumentar las posibilidades de supervivencia del paciente.

La quimioterapia y la radioterapia de los enfermos de cáncer dificultan la producción de estas células.

Neupogen puede ser usado para estimular el crecimiento, maduración y liberación de leucocitos de la médula ósea.

Por primera vez Neupogen fue aprobado en 1991 para tratar a pacientes sometidos a quimioterapia, pero solo ahora la FDA autorizó el uso de este fármaco para contrarrestar el síndrome hematopoyético (H-ARS, por sus siglas en inglés) derivado de la exposición a fuertes dosis de radiación.

Desde su primera aprobación, Neupogen era uno de los fármacos analizados para su uso potencial después de un desastre nuclear.

Un estudio que los científicos de la Universidad de Maryland realizaron con animales expuestos a una alta dosis de radiación fue reconocido válido por la FDA que por primera vez calificó Neupogen como fármaco que ayuda a la gente afectada por el síndrome H-ARS.

Sputnik

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios