18
Abr
2010

La revolución se ha impuesto una nueva meta: La campaña admirable. La proeza es más simbólica que bélica, e implica el avance vertiginoso y certero de las políticas sociales que consolidarán el socialismo del siglo XXI en Venezuela.

En éste Bicentenario, vale entonces recordar y establecer paralelismos fundamentales entra La Campaña Admirable encabezada por Bolívar y la que ejecutamos hoy.

Más que un paralelismo mecánico, esta gesta, inspira valores históricos del pueblo venezolano y se relaciona con el enfrentamiento de nuestro pueblo al imperialismo.

De la Campaña Admirable se desprenden una serie de lecciones valiosas que no debemos pasar por alto en la coyuntura política actual:

El fascismo no tiene piedad

Hace doscientos años, la Campaña Admirable se emprendió en un momento de aparente debilidad bélica y política de los patriotas, justo después de la capitulación de la Primera República.

Cuando los patriotas perdieron el poder, los realistas se volcaron a una cacería de sus adversarios, sometiéndolos a toda clase de vejaciones, violaciones y torturas, así como lo hizo el fascismo durante el golpe de Estado de abril del 2002 y como lo haría sin retornan al poder.

La cobardía del adversario

Las derrotas sufridas por los españoles durante la Campaña Admirable, eran la cobardía de los invasores. Ellos eran superiores en armas y tropas, pero en la mayoría de las batallas, huían, despavoridos. Monteverde se encerró en Puerto Cabello sin aceptar su derrota, hoy los adversarios de ésta revolución se asilan en Lima, Bogotá, San José de Costa Rica, sin aceptar que fueron derrotados por un pueblo digno y dispuesto a ser libre.

Peligro: oligarquía colombiana

En aquella ocasión la oligarquía colombiana pretendió impedir la liberación definitiva de Venezuela y obstaculizar la integración sudamericana, con el propósito de mantener intactos sus privilegios asociados al Imperio. Pasó hace doscientos años y pasa hoy. Siete puñales en el suelo neogranadino entregan la soberanía de Colombia a EEUU, para cercar a Venezuela y a la ALBA.

Vencer no es opcional, es una exigencia

Bolívar plasma en el Decreto de Guerra a Muerte la necesidad de hacer justicia frente a los crímenes de los españoles. Reafirma la necesidad de que la lucha es necesaria llevarla hasta las últimas consecuencias para garantizar la victoria definitiva. En la actualidad, defendernos frente al imperio no es una opción electiva, sino una necesidad para garantizar la soberanía de la patria y el bienestar del pueblo.

La emulación entre los libertadores: Mientras Bolívar avanzaba en Occidente, en Oriente otros patriotas avanzaban también victoriosos, ello permitió acorralar a los realistas y reducirlos a pequeños espacios territoriales. Nuestro proyecto de república avanza y se consolida en la medida que crece el poder popular y éste se pone en acción creadora. De las divisiones sólo gana el fascismo local y el imperialismo.

Al igual que nuestros Libertadores, no tenemos otra opción que sobreponernos a las adversidades y vencer.

 

Comentarios

11:26
Chucho Almeida dijo:

Burgueses!, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de América. Disociados!, contad con la vida, aun cuando seáis culpables!

El que tenga ojos que vea y lea! el que tenga oídos que oiga y escuche! Conciencia Universal Progresista! Moral y Luces son nuestras primeras necesidades! El Socialismo es el Camino! Patria Socialista o Muerte! Hasta la Victoria Siempre! Chucho Almeida Guerrillero Comunicacional Ad Honorem de la República Bolivariana de Venezuela Siempre Venceremos!
¡Anakarina rote aunicon paparoto mantoro itoto manto! – ¡in omni veritate!
¡SOLO NOSOTROS SOMOS GENTE, AQUÍ NO HAY COBARDES NI NADIE SE RINDE Y ESTA TIERRA ES NUESTRA!

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios