11
Mar
2013

Tras ser juramentado Presidente Encargado en la Asamblea Nacional la noche de este viernes, Nicolás Maduro, junto a Jorge Arreaza, nuevo Vicepresidente de la República, miembros del gabinete Ejecutivo y representantes de los Poderes Públicos se dirigieron a la Academia Militar a jurar ante el féretro del Comandante Chávez el compromiso que asumían con el pueblo venezolano, con la Constitución y con el Líder de la Revolución y su legado.

“Venimos de un acto de reafirmación y de cumplimiento de la Constitución, y de las órdenes de nuestro Comandante Presidente, Hugo Chávez.

Un acto, Comandante, muy difícil oyó; que cosas tan difíciles, que cosa tan difícil es la vida sin él. Pero nosotros sabemos que él nos está ayudando y nos va a ayudar cada vez más”, dijo el Presidente Encargado, en un emotivo discurso que reproducimos completamente a continuación:

Juramentación del Presidente (e) de la República, Nicolás Maduro; y del Vicepresidente Ejecutivo de la República, Jorge Arreaza, ante el féretro del comandante Hugo Chávez

Nicolás Maduro:

Buenas noches a todos y todas.

Querida doña Elena, Adán, “Nacho”, Argenis, Adelis, sus sobrinos, sobrinas de nuestro Comandante Presidente, sus hijas, hijos.

Venimos de un acto de reafirmación y de cumplimiento de la Constitución, y de las órdenes de nuestro comandante presidente, Hugo Chávez.

Un acto Comandante, muy difícil oyó, que cosas tan difíciles, que cosa tan difícil es la vida sin él. Pero nosotros sabemos que él nos está ayudando y nos va a ayudar cada vez más.

Así sabemos, así sabemos y así creemos; y así será, nos va a dar la fuerza, la sabiduría para poder soportar este peso tan grande que nos ha caído. Hoy lo decíamos aquí mismo. Depende de nosotros, de todos y todas, civiles y militares, de los patriotas en esta hora de definiciones, del rumbo de la patria, de su futuro.

Lo que nos preguntaba una mujer, opositora férrea, de muchos años, y ahora ¿quién garantiza nuestro país?, ¿y ahora quién garantiza la paz? El pueblo unido, el pueblo férreamente unido, la dirección político-militar colectiva de la Revolución, férreamente unida; las organizaciones sociales, la conciencia noble de los venezolanos de bien, más allá de los extremismos de derecha.

Ninguna de sus provocaciones va a permitir, que nos salgamos del rumbo que él nos trazó, que es cumplir esta Constitución. Vamos a elecciones y que democráticamente este pueblo diga, quién va a ser su Presidente, quién va a ser su Presidenta, cuál es su proyecto, cuál es el futuro de la patria.

Nosotros, por órdenes de nuestro comandante supremo y eterno, Hugo Chávez, sabemos qué hacer y lo vamos a hacer. Y hoy venimos a juramentarnos frente a él. Ya nuestro pueblo se juramentó el 10 de enero colectivamente ¿verdad? Nosotros acabamos de juramentarnos, que cosa tan difícil, para nuestro cuerpo, para nuestra alma, para todo; recibir su banda, porque es de él, no es mía, es de él.

Recibir su collar que es de él, él es nuestro Presidente y nuestro Comandante en Jefe, es y será siempre, por lo menos en nuestra generación. Quizás la generación más joven, ya venga con otra dinámica, pero nosotros nacimos para ser su subalternos, sus ayudantes, su equipo de apoyo, sus muchachos y así vamos a ser hasta el último suspiro de nuestra vida. Se lo juramos.

Y aquí vinimos a juramentarnos colectivamente, compañeros civiles y militares, aquí en la casa de los sueños azules, frente a usted Comandante, y le pedimos al pueblo donde esté, en sus casas, en las calles, en las plazas, que levante su mano, en Los Próceres, aquí en Los Próceres, el pueblo que por miles está en procesión para ver a su redentor, el redentor de los pobres, Hugo Chávez; que levantemos nuestra Constitución.

Y aquí frente a usted doña Elena, con su fortaleza y sabiduría, usted que parió este hombre, todos vamos a jurar desde nuestro corazón.

Juramos…

—Juramos.

Desde nuestro corazón de patriotas…

—desde nuestro corazón de patriotas…

Que seremos leales al comandante Hugo Chávez.

—Que seremos leales al comandante Hugo Chávez.

Y haremos valer su palabra y sus órdenes.

—Y haremos valer su palabra y sus órdenes.

Que seremos fieles a su legado político.

—Que seremos fieles a su legado político.

Que daremos nuestra vida entera por construir la patria socialista e independiente.

—Que daremos nuestra vida entera por construir la patria socialista e independiente.

Que nos convertiremos en protectores de los pobres.

—Que nos convertiremos en protectores de los pobres.

Y trabajáremos porque nuestro pueblo avance hacia la felicidad verdadera.

—Y trabajáremos porque nuestro pueblo avance hacia la felicidad verdadera.

Nosotros aquí…

—Nosotros aquí…

Frente a nuestro comandante supremo, Hugo Chávez.

—Frente a nuestro comandante supremo, Hugo Chávez.

Juramos consolidar la paz de la patria.

—Juramos consolidar la paz de la patria.

Juramos unir a todo nuestro pueblo.

—Juramos unir a todo nuestro pueblo.

Juramos unir a nuestra Fuerza Armada Nacional y a nuestro pueblo.

—Juramos unir a nuestra Fuerza Armada Nacional y a nuestro pueblo.

Y hoy, 8 de marzo.

—Y hoy, 8 de marzo.

Aquí frente a nuestro Comandante.

—Aquí frente a nuestro Comandante.

Juramos vencer, vencer, vencer.

—Juramos vencer, vencer, vencer.

Por el camino de la Constitución.

—Por el camino de la Constitución.

Y no permitir que esta Revolución.

—Y no permitir que esta Revolución.

Del siglo XXI.

—Del siglo XXI.

Tenga una sola derrota.

—Tenga una sola derrota.

Aquí Comandante.

—Aquí Comandante.

Sus hijos, e hijas.

—Sus hijos, e hijas.

Frente a su madre.

—Frente a su madre.

Frente a sus hermanos.

—Frente a sus hermanos.

Frente a su pueblo.

—Frente a su pueblo.

Juramos cumplir.

—Juramos cumplir.

¡Que viva Hugo Chávez!

—¡Que viva!

Aplausos.

Ahora, compañero Diosdado, compañero Elías, Rafael, Yadira, compañeros jefes militares presentes, oficiales, y se escucha el rumor, que jamás…

—¡Chávez vive, la lucha sigue!, ¡Chávez vive, la lucha sigue!

Ese es el rumor que nos decía el Comandante siempre, cuando íbamos por cualquier lugar, en la cárcel de Yare, en el San Carlos, cuando se escuchó el rumor del pueblo, que lo acompañó y lo abrazó toda la vida, toda la vida, y aquí está, está en otro plano de vida ahora, el plano espiritual. Está viviendo una expansión poderosa, de su energía y de su fuerza. Así lo sabemos.

Así es.

A quienes siempre se opusieron a él, nosotros le ratificamos aquí, solamente pedimos algo muy sencillo, respeto, respeten al pueblo. Y a nuestro pueblo le ratificamos una y mil veces, paz, paciencia, calma. Nuestra victoria frente al odio de ellos, es la paz. Nuestra victoria, es que nuestro Comandante continúe siendo acompañado por nuestro pueblo con amor multitudinariamente y en paz, con fervor, con pasión.

Por eso ellos pretenden inocular el veneno, del odio, de la provocación. Pobres ellos, pobrecitos, pobrecitos, no conocen la paz y la satisfacción que da en el alma, sentir el amor que sentimos nosotros, por esta patria y por este hombre, porque a nuestro Comandante, nosotros lo amamos profundamente.

Ahora vamos a proceder a cumplir una de las órdenes de nuestro Comandante también, de manera fervorosa lo vamos a hacer, que es a la juramentación inmediata del nuevo Vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela, nuestro ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, para que de manera inmediata asuma funciones al frente de este cargo.

—Aplausos.

Faltaría un micrófono compañero.

Querido camarada Jorge Arreaza, aquí frente a nuestro comandante Hugo Chávez, jura usted asumir la Vicepresidencia Ejecutiva de la República Bolivariana de Venezuela, con absoluta enteraza y entrega a la causa bolivariana del comandante Chávez.

Jura usted, hacer cumplir y cumplir la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en todos los elementos inherentes al importante cargo de Vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela, ordenado y designado por el comandante Hugo Chávez.

Jorge Arreaza: No sólo lo juro. Camarada Nicolás, presidente, lo juro como le juré al Comandante en sus últimos minutos y segundos de vida, cuando le pedí que se fuera tranquilo y le prometí y le juré en nombre de todo un pueblo, que nosotros culminaríamos la lucha del Libertador Simón Bolívar y que cuando se reencontrara con él, en esa dimensión donde se encuentran, le dijera al Libertador, que nosotros culminaremos sus luchas, que nosotros lograremos la independencia definitiva, que nosotros construiremos el socialismo, que nosotros haremos de nuestra Venezuela un país potencia, que nosotros haremos que el nuevo orden internacional sea justo, sea equilibrado y que nosotros contribuiremos y daremos nuestro aporte para salvar a la especie humana y la vida en el planeta, en la pacha mama.

—Aplausos.

Ante mi padre, el comandante presidente, Hugo Chávez, líder supremo de la Revolución Bolivariana y líder de las revoluciones de este momento histórico de la humanidad, lo juro.

—Aplausos.

Nicolás Maduro: Compañero Jorge Arreaza en nombre de Dios Todopoderoso, en nombre de nuestro pueblo, en nombre del comandante Hugo Chávez, y por la autoridad que me da la Constitución como presidente (e) de la República Bolivariana de Venezuela, lo dejo a usted ya designado como Vicepresidente de la República Bolivariana, y que Dios y la patria lo proteja y que cumpla ampliamente sus funciones. Lo felicito.

—Aplausos. ¡No volverán!

Quisimos venir con mucho fervor y amor, aquí frente a nuestro Comandante, frente a su madre, sus queridos hermanos, nuestros compañeros de lucha, para que este juramento sellara este hermoso e importante día, 8 de marzo, en el que hemos compartido con el mundo entero, la devoción, el reconocimiento y el homenaje al más grande de los grandes que hemos tenido en estos dos últimos siglos, el comandante, Hugo Chávez.

Le decimos a nuestro pueblo, que continúa en capilla ardiente, abierto a todo el pueblo, para que puedan darle su último adiós, su última bendición a este hombre que lo dio todo por nuestra patria.

—Aplausos.

¡Hasta la victoria siempre!

—¡Viviremos y venceremos!

Aplausos.

AVN
 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Patriagrande no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentarios